La gran Esfinge

La Esfinge de Giza (o Gizeh) es una enorme escultura que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, unos veinte kilómetros al sudoeste del centro de El Cairo.

Mapa Bajo Egipto

Mapa Bajo Egipto

La Gran Esfinge se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Giza. Es decir, se obtuvo de igual forma que una escultura ordinaria, tallando la roca en bruto, pero con unas dimensiones descomunales: la esfinge tiene una altura de veinte metros, su rostro mide más de cinco metros, y tiene una longitud de 57 metros.

Esfinge

Esfinge

Para hacerse una idea, desde la base de la estatua hasta la punta superior de su cabeza tiene la altura de un edificio de cinco pisos, y su longitud desde el extremo de las patas delanteras hasta lo que pudiera ser el comienzo del rabo, es equivalente al ancho de un campo de fútbol.

Su origen y redescubrimiento

Los egipcios la llamaban, enigmáticamente, Abu el-Hol (Padre del Terror), derivado de la expresión copta bel-hit, que se aplica a quien manifiesta su inteligencia en los ojos y que traduce la denominación egipcia hu o ju que significa el guardián o vigilante. En épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules.

Esfinge

Esfinge

Al igual que las pirámides de Giza, la esfinge no tiene ninguna inscripción que identifique a su constructor. No obstante, la cronología establecida por parte de la egiptología oficial afirma que la esfinge fue esculpida hacia el siglo XXVI a. C., durante la IV dinastía de Egipto.

Dicha definición es argumentada principalmente en base a su proximidad con la Pirámide de Kefren, lo que fue razón suficiente para asociar su construcción a la figura de este faraón, e incluso a la idea de que el rostro de la esfinge es la del propio Kefren (2.520-2.494 a.C.). Debido a la limitada evidencia en este sentido, la identificación de su constructor y periodo de erigimiento siguen siendo objeto de debate.

Esfinge

Esfinge

Entre los años 1.816 y 1.818 el Capitán Giovanni Battista Caviglia se encargó de desenterrar La Esfinge y los templos que la rodean.

Debido a su deterioro, resulta difícil determinar con precisión qué representa, ni con qué fin fue levantada. No sabemos qué clase de rostro tenía originalmente, ni si representaba a un ser alado. Resulta imposible averiguar el número de obreros que trabajaron en la construcción de la misma, ni que tiempo les llevó. Tampoco se han encontrado todavía textos de la antigüedad que ayuden a descifrar el misterio.

La Estela del Inventario

La Estela del Inventario – descubierta por Auguste Mariette en 1850 (el mismo que fundó el Museo Egipcio de El Cairo) – consiste en una lista de una cantidad de monumentos, realizada en un determinado momento. Este texto, ciertamente controvertido, enfrenta las posturas de la egiptología oficialista con la alternativa, respecto de su veracidad y literalidad.

Estela del Inventario

Estela del Inventario

El texto reza como sigue:

Él <Keops> lo construyó para su madre Isis, Madre Divina; Hathor, Señora de (Nun). La investigación fue colocada en la estela. Él dio una vez más para ella una ofrenda, y construyó su templo de piedra otra vez. Él descubrió (las estatuas de) estas diosas en su lugar.

El distrito de la Esfinge de Harmakis se encuentra al sur de la casa de Isis, Señora de la Pirámide; al norte de Osiris, Señor de Rostau. Las escrituras <de la diosa> de Harmakis, fueron traídas para estudiarlas. (¿?) Permite que crezca, haz que viva eternamente, <mirando> hacia el este. Qué viva Horus: Medjer, Rey del Alto y del Bajo Egipto: Keops, que posee la vida. Él encontró la casa de Isis, Señora de la Pirámide, detrás de la Casa de la Esfinge de [Harmakis] en el noroeste de la casa de Osiris, Señor de Rostau. Él construyó su pirámide detrás del templo de esta diosa, y construyó una pirámide para la hija del rey Henutsen detrás del templo.

Para los entendidos de la corriente alternativa, de la estela se infiere que para el momento en que Jufu (Keops) era el faraón, ya existía la Esfinge (la casa de Isis) y la Gran pirámide (Isis, la “señora de la pirámide”), y que éste construyó otra pirámide que no es la Gran Pirámide.

Por esto, afirman que la estela es el claro testimonio de que tanto la Gran Pirámide como La Esfinge ya existían mucho antes de la aparición de los gobernantes de la IV Dinastía. Asimismo, denuncian que la estela nunca fue tomada en serio puesto que ello habría destruido los pilares del saber de la egiptología oficial.

Por su parte, los entendidos oficialistas indican que la estela es de la dinastía XXVI en la que los saítas hacen un inventario de estatuas contenidas en el pequeño templo de Isis de Giza, que se encuentra junto a la pirámide de Henutsen, y comentan su restauración. Afirman que la estela utiliza el nombre de Jufu (Keops) como autor figurado, y que en realidad “suplanta” la personalidad del verdadero autor de las diversas obras en un intento saíta de rendirle culto y honrar su memoria, como ocurre en otros ejemplos en los que también se nombra a los reyes de las primeras dinastías en esta época.

Hipótesis sobre la erosión de la Esfinge

Schwaller de Lubicz observó en su libro “Ciencia Sagrada” de 1961 que la erosión en el cuerpo de la Esfinge se podría deber más por la acción del agua que la del viento. En su libro, Schwaller se propuso transmitir la idea que los constructores del antiguo Egipto poseían un conocimiento de la metafísica y de las leyes que gobiernan al hombre y a este universo mucho más sofisticado de lo que la mayoría de los egiptólogos han estado dispuestos a admitir.

Esfinge

Esfinge

En 1991 John West retomó esta idea de Schwaller y profundizó el concepto en su libro “La serpiente celeste” indicando que los patrones de desgaste en la Esfinge y de su foso no eran horizontales (resultado de una prolongada exposición a fuertes vientos y tormentas de arena), tal como se puede observar en otros monumentos en Giza, sino verticales, producto de la erosión del agua en forma de las lluvias torrenciales y masivas.

Por otra parte, teniendo en cuenta que la Esfinge ha permanecido gran parte de su “vida” con su cuerpo enterrado debajo la arena del Sahara, dejando al descubierto solo su cabeza, sería esperable que la parte más erosionada sea precisamente esta última, y no lo contrario, como terminó sucediendo.

Esfinge enterrada

Esfinge enterrada

Con esta controvertida afirmación, luego corroborada por el Dr. Robert Schoch (prominente geólogo y profesor de la Universidad de Boston), West implica que la Esfinge fue construida miles de años antes del tiempo de Kefrén, en la época en que dichas lluvias eran posibles en esta región por motivo de la desglaciación. El hecho de remitirse al año aprox. 10.500 a.e.c. para situar el origen de la Esfinge conlleva a replantear por completo no solo la cronología de la egiptología oficial sino, el conocimiento actual sobre el origen de nuestra civilización.

El documental El misterio de la Esfinge, del año 1993, presentado por Charlton Heston, profundiza el análisis de John Anthony West y Robert Schoch:

Teoría de Correlación de Orión

Por su parte, Robert Bauval y Graham Hancock también observaron en su libro “El guardián del Génesis” la posibilidad de que la construcción de la Esfinge esté en torno al 10500 a.e.c. Utilizando el simulador Skyglobe, que ubica las estrellas en su posición según el día y año determinado, encontraron que durante el equinoccio vernal de 10500 a. C., estando el Sol a unos 12 grados por debajo del horizonte, la Gran Esfinge miraba directamente a su contrapartida celeste, la constelación de Leo. Además, con el mismo procedimiento, observaron que las tres pirámides de Gizeh presentan la misma orientación que, en el 10500 a. C., tenían las tres estrellas del cinturón de Orión.

Esfinge mirando a la constelación de Leo

Esfinge mirando a la constelación de Leo

En esos momentos tan remotos de la historia, según la arqueología ortodoxa, no existía aún la civilización egipcia. Entonces, ¿por qué los constructores de estos magníficos monumentos habrían dejado rastros tan magnánimos señalando dicho período?

Tiempo Primero

En la historia contada por los propios egipcios contenida en la Piedra de Palermo o el Papiro de Turín, se puede encontrar que se referían a cierto “Tiempo Primero” o “Zep-Tepi”, en el que la Tierra estuvo gobernada directamente por los dioses. Esa Edad de Oro es referida también en la Estela del Sueño del faraón Tutmosis IV en la que se refiere a la meseta de Gizeh como el “espléndido lugar del Tiempo Primero”. Sería acaso ese “tiempo primero” lo que habrían intentado señalar, los supuestos constructores?

Hace 2.500 años, Herodoto escribía en su “Libro II de la Historia” que, en su visita a Egipto, los sacerdotes de Tebas le habían enseñado que la tradición egipcia dice que los primeros reyes de Egipto no fueron hombres, sino dioses. Al principio de los tiempos, cuando los dioses descendieron sobre la Tierra, la encontraron cubierta por el fango y el agua. El principal de los dioses, al que los egipcios denominaron “Dios del Cielo y de la Tierra”, Ptah, fue el encargado de realizar grandes obras hidráulicas y de canalización, que lograron ganar terreno a las aguas.

Ptah ubicó su residencia en la Isla Elefantina, cerca de la actual Asuán, y desde allí controló las crecidas del Río Nilo, asentando las bases para la civilización. Después de 9.000 años de reinado, el Dios Ptah cedió el gobierno de Egipto a su hijo Ra, que al igual que su padre llegó a la Tierra en una barca celestial. El reinado de Ra duró 1.000 años, y le continuaron en el trono cinco dioses más, Shu (700 años), Geb (500 años), Osiris (450 años), Seth (350 años) y Horus (300 años).

Esta Primera Dinastía de Dioses-Reyes rigió en un “Tiempo Primero” o “Zep-Tepi”, el antiguo Egipto durante 12.300 años, sucediéndole una segunda dinastía con el Dios Thot a la cabeza que alcanzó una duración de 13.870 años. Posteriormente a estos dos periodos, el poder fue cedido a gobernantes semidivinos, mitad hombre mitad dioses, durante 3.650 años en los que se sucedieron, uno tras otro, treinta reyes.

El gobierno de los dioses y semidioses se extendió por 29.820 años, que finalizó en un oscuro periodo de caos y anarquía del que no existe la más mínima referencia, de 350 años más. Es en este momento cuando aparece la Primera Dinastía de gobernantes humanos, en la figura del faraón Narmer, primer gobernante reconocido oficialmente por la egiptología, pues el resto de lo anteriormente expuesto pertenece al mundo de la mitología. Sobre este período “mitológico” de 30.170 años, los sacerdotes comentaron a Heródoto que fue “…cuando nuestro pueblo fue traido…la pirámides ya existían”…

La Estela del Sueño (de Tutmosis)

Entre las patas delanteras de la Gran Esfinge de Giza se encuentra una estela de granito de 3,6 metros de altura y 15 toneladas de peso conocida como la Estela del Sueño.

Gran Esfinge con la Estela del Sueño

Gran Esfinge con la Estela del Sueño

Tutmosis mandó erigir dicha estela para rememorar una experiencia mística que tuvo una vez en la que luego de un día de cacería se quedó dormido al lado de la Esfinge – que por entonces estaba medio cubierta de arena – y tuvo un sueño. En el mismo, la Esfinge se presentaba como una fusión de dioses solares y le pedía que le retirase la arena que la cubría, y que a cambio, le guiaría al trono del faraón.

Estela del Sueño

Estela del Sueño

Pero más allá del relato de la estela, nos interesamos en los enigmáticos relieves que aparecen grabados sobre la misma. En ella se ha representado una escena, en donde aparece el faraón Tutmosis IV realizando una serie de ofrendas ante una esfinge.

A decir verdad, son 2 las esfinges que se presentan, de espaldas. Este detalle genera otro nivel de especulación sobre si en algún pasado remoto podría haberse tratado de un complejo monumental de 2 esfinges distintas, ya que de hecho, las 2 esfinges grabadas están caracterizadas de forma distinta.

Dibujo de la Estela del Sueño

Dibujo de la Estela del Sueño

En dicho grabado, la (o las) esfinge reposa sobre lo que parece una edificación arquitectónica. La interpretación habitual afirma que el palacio grabado en la estela no es más que el templo que tiene ante si la Esfinge.

Otra interpretación, que se encuentra entre los entendidos esotéricos, es que esa estructura edilicia se encuentra precisamente debajo de la Gran Esfinge. Esto todavía nadie ha podido confirmar, aunque sí ha habido indicios sobre su existencia.

Una de las referencias más asombrosas sobre cámaras subterráneas es la que protagonizaron en 1924 el Dr. John Kinnaman y el egiptólogo Flinders Petrie. Según su relato, se internaron por un túnel situado en el sur de la Gran Pirámide. Abajo, a una gran profundidad, hallaron un recinto que contenía máquinas de origen desconocido y prismas de cristal.

Hipotéticos planos subterráneos

Hipotéticos planos subterráneos

Anteriormente, Henry Salt, un investigador y diplomático Británico del siglo XIX, describió en sus memorias cómo, en 1817, conjuntamente con el explorador italiano Giovanni Caviglia habían investigado una red de catacumbas en Giza a una distancia de varios cientos de yardas antes de llegar a atravesar una “espaciosa cámara”. Esta cámara enlazaba con otras tres de igual tamaño desde las que se extendían varios pasadizos laberínticos, uno de los cuales el italiano pudo llegar a explorar adentrándose unos 300 pies.

Hipotéticos planos subterráneos

Hipotéticos planos subterráneos

Más recientemente, en 1991 el sismógrafo Dr. Thomas Dobecki descubre, realizando pruebas acústicas alrededor de la Esfinge, una gran anomalía de forma rectangular bajo su pata derecha de 9 x 12 x 5 metros de profundidad, descartando por su geometría la posibilidad de que se trate de una cavidad natural. En 1997, Dobecki junto al Dr. Schor, usando un escáner confirman la existencia no sólo de la cámara subterránea sino también de un probable túnel que va directo hacia la segunda Pirámide. Lamentablemente el gobierno egipcio no autorizó a excavar en estos lugares como en otros tantos sitios donde se confirmó la presencia de distintas cámaras y túneles.

Hipótesis esotéricas

La Gran Esfinge, junto con la Gran Pirámide, han sido temas recurrentes de escritores visionarios y adeptos del movimiento esotérico desde el siglo XIX.

Edgar Cayce, psíquico y vidente estadounidense, difundió en 1933 su visión de que que la Esfinge como la Gran Pirámide fueron construidas entorno al 10.500 AEC. por una antigua civilización que tuvo sus orígenes en la Atlántida, y que se conservarían registros de la historia de la humanidad en una cámara denominada “La Sala de los Registros” ubicada en galerías subterráneas, debajo de la Esfinge. Puntualmente, refiriéndose a esta cámara subterránea, dice lo siguiente:

“Allí dentro se encuentra una Biblioteca –llamada también el Salón de los Registros– que custodia el registro de los acontecimientos transcurridos en la Atlántida desde los tiempos en que la Esfinge fue edificada, así como de los logros de su portentosa civilización. También alberga un registro de los contactos que esta mítica civilización tuvo con otras naciones, así como la crónica de la destrucción del mítico continente y los cambios que se produjeron en el mundo como consecuencia. La biblioteca guarda registros de cómo se construyó la gran pirámide de la iniciación –la pirámide de Keops–, que junto a la Esfinge no son más que copias de objetos ya existentes en la Atlántida, ahora sumergida. Pero la Atlántida resurgirá de nuevo del fondo de los océanos. La Esfinge ha sido desde su construcción el centinela que guarda el secreto y el acceso a la biblioteca, a la cual nadie tendrá acceso hasta que llegue el tiempo adecuado.” [378-16; Oct 29, 1933]

Esfinge

Esfinge

En las visiones que tuvo Edgar Cayce sobre la meseta de Giza hizo las siguientes observaciones:

P: ¿En qué fechas se comenzó y se terminó la construcción de la Gran Pirámide?
R: La construcción duró cien años, en la época del rey Araaraart, bajo la dirección de Hermes y Ra.

P: ¿Cuáles son las fechas a.C. de este período?
R: De 10.490 a 10.390 antes de la venida del Príncipe de Paz a Egipto. Hermes fue el arquitecto y constructor. El sacerdote Ra supervisó la obra […] La posición de la Gran Pirámide está relacionada con la de las estrellas, en particular la constelación de Libra en la que el sol entra en el equinoccio de otoño. Al construir las pirámides, se tomaron en cuenta la astronomía, la astrología, la numerología, así como las condiciones climáticas, los factores arqueológicos, y otros. Las pirámides cumplen en un todo con la geometría sagrada y por lo tanto, la arquitectura sagrada.

P: ¿Cómo se construyó la Gran Pirámide de Giza?
R: Usando las fuerzas de la naturaleza por las cuales el hierro flota. De la misma manera, la piedra flota en el aire. Las fuerzas universales se usaron para colocar y ajustar las piedras. La Gran Pirámide no era una tumba, sino un lugar de iniciación para los que se dedicaban a un servicio particular. A través de ritos y ceremonias en las cámaras, los iniciados recibían la bendición de los sacerdotes y también de los poderes superiores.

P: Describa el vértice de la Gran Pirámide.
R: El cúspide, o corona, era de metal, hecho con cobre, bronce, oro y otras aleaciones. Tenía que ser indestructible. Era un símbolo del lugar de actividad de los iniciados.  La ceremonia de colocación del cúspide fue larga. El sabio Atlante Hept-Supht la presidió. Hept-Supht representaba lo antiguo y lo nuevo, la Ley del Uno de la Atlántida, Lemuria y Oz. Estaba encargado de preservar los registros. Fue él quien selló la Pirámide de los Registros.

P: Describa en detalle el contenido de la sala sellada en la Pirámide de los Registros.
R: Los archivos de la Atlántida desde los tiempos en que el Espíritu empezó a proyectarse en la materia y a tomar forma en esa tierra, así como los de la evolución de la raza y del desarrollo de la gente durante su estadía en aquel continente; los archivos de la primera destrucción de la Atlántida y los cambios que resultaron; los archivos de los movimientos de población hacia otros países y las varias actividades de los individuos en sus tierras adoptivas; los archivos de los encuentros entre los delegados de todas las naciones para tomar las disposiciones necesarias antes de la destrucción final de la Atlántida y la construcción de la Pirámide de Iniciación; la indicación de dónde se hallan preservados los archivos de la sumergida Atlántida y por quién, cómo y cuándo serán descubiertos, pues tienen que aparecer de nuevo con el cambio de la conciencia de la humanidad. La posición de la sala sellada está determinada por la línea de sombra (o de luz) que cae, al salir el sol, entre las patas de la Esfinge, la cual se edificó posteriormente como centinela o guarda. Sólo cuando llegue el tiempo de los cambios verdaderos en la vida de los seres humanos, se podrá entrar en la sala de los archivos, desde las cámaras conectadas a la pata derecha de la Esfinge. Luego la sala sellada se encuentra entre la Esfinge y el río.

Video sobre el misterio de la Esfinge, mencionando las visiones de Edgar Cayce y las teorías de Robert Bauval, Graham Hancock, John Anthony West, Robert Schoch:

Anuncios

Una respuesta a “La gran Esfinge

  1. GUIZA (Keops):
    Base = 440 codos, Altura = 280,1127 codos, 880/280,1127 = 3,14159265 (aproximación π) IMHOTEP = LA CUADRATURA: Parece obra de THOT. Ángulo 51,8540º (51º51’14”), ángulo complementario = 38,1460º: (51,8540/38,1460)*2 = 2,718 (Aproximación e): Apotema = √((b/2) ^2 + h^2)) = 356,1785 codos, Apotema/(Base/2) = 1,618 Aproximación φ; (Altura/(base/2)) ^2 = 1,62 Aproximación φ: Área del cuadrado/Área del Triángulo = 193600/61624,794 = 3,14159265: Superficie de caras de triángulos/Altura al cuadrado = 246499,176/78463,1247 =3,14159265: Perímetro de la base de la pirámide/2 veces la altura = 3,14159265: Areas Triangulares/Área base = 246499,176/193600 = φ = 1,62 ; Superficie del circulo de la geometría (246499,176 codos2) = Superficie de caras triangulares de la pirámide (246499,176 codos2) = Cuadratura: (Área círculo/Área base)^2 = (Phi) φ = 1,62 (Los 0,1127 lo que el viento se llevo)
    KEFREN (Jaffra):
    Base = 215, 25, Perímetro del exagono = 215, 25 multiplicado por 6 (lados) =1291,50 m; Perímetro del cuadrado de la base de la piramide = 4 * 215,25 = 861 m. Perímetro del hexágono sobre el perímetro del cuadrado = 1,50. Base pirámide (215,25m) sobre 1,5 = 143,5 m (altura pirámide solicitada por Kefrén), ángulo = 53º 7′ 48,368” (realmente sagrado), apotema = 179,376. Juego de niño para estos “primitivos”.

    Son meras “coincidencias” de medidas escogidas al “Azar” por estos “Primitivos” recién salidos de la edad de piedra y que con tantos años de investigación aún no logramos descifrar. φ y π están estrechamente vinculados en la Cuadratura del Círculo y el Diseño Universal.

    π = ((6 *((1 + 1/2 + ((√1 + (1/2) ^2)/2))/5) – (2) ^3/10^6)) – (2) ^7/10^8 – (5)/10^10 + 3^3/10^11 – 1/10^14 – 1/10^14 – (3) ^3/10^14 = 3,14159265358979

    π = √ (d^2 + d^2) + r/4 + (r/4) ^2 + (r/4) ^2/10^2 + 2d/10^4 = 3,14159265 (r = 1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s