Saqqara, Djoser e Imhotep


La pirámide escalonada de Saqqara

La pirámide escalonada de Saqqara es la primer gran pirámide de la civilización egipcia, el prototipo de las pirámides de Giza y de todas las que les siguieron. Fue además la primer pirámide hecha en piedra en vez de ladrillo. Representa también el punto de inflexión entre las antiguas mastabas y las grandes pirámides. Se trata posiblemente de la estructura de grandes dimensiones más antigua del mundo.

Mapa del Bajo Egipto
Mapa del Bajo Egipto

Se considera que la pirámide es el monumento funerario del faraón Zoser (Necherjet Dyeser o simplemente Dyoser), aunque solo se hallaron pocos restos dentro de la misma de lo que se cree que fue su cuerpo. Denominada antiguamente Dyeser Deyeseru «la más sagrada», es la construcción más notable de la necrópolis de Saqqara, al sur de la ciudad de Menfis.

Djoser
Djoser

Neterierjet («más divino que el cuerpo de los dioses»), posteriormente llamado Djoser o Zoser (“el prestigioso, el admirable, el sagrado”), fue faraón de la III dinastía de Egipto (en discución si fue el 1ro o el 2do) y reinó del 2665 AEC al 2645 AEC. El arquitecto y constructor de este majestuoso monumento fue Imhotep, un gran sabio que llegó a ser el segundo a cargo del faraón Zoser.

Complejo de Zoser (Saqqara)
Complejo de Zoser (Saqqara)

La existencia de Saqqara fue dada a conocer para Occidente en 1821 por el general prusiano Von Minutoli. El ingeniero S. Perring empezó las exploraciones en 1837. El arqueólogo alemán Richard Lepsius realizó una primera exploración sistemática entre 1842 y 1843, y el francés Augusto Mariette descubrió el Serapeum en 1851. El conjunto de Zóser empezó a despejarse de arena en las campañas de 1924 hasta 1927, llevadas a cabo por Cecil M. Firth. El arqueólogo francés Jean-Philippe Lauer empezó a trabajar en Saqqara en 1926.

Pirámide de Saqqara
Pirámide de Saqqara

La pirámide escalonada se sitúa en el centro de un recinto rectangular de 554 m de norte a sur, y 277 m de este a oeste. La muralla perimetral medía más de 1500 metros de longitud y 11 metros de altura, con una única entrada al este y catorce falsas puertas.

Complejo de Saqqara
Complejo de Saqqara

La pirámide de Saqqara mide 140 metros de largo por 118 metros de ancho y alcanzó una altura de 60 metros. Estaba revestida de piedra caliza blanca pulida y el ángulo de sus caras (escalonadas) es de 22º. Sus lados están orientados a los puntos cardinales.

Consiste en seis enormes mastabas, una encima de otra, en lo que fueron cinco revisiones y desarrollos del plan original: una mastaba con la base cuadrada, de 63 metros de lado y ocho de altura, cuya construcción se atribuye también a Imhotep, pero en época Sanajt, el faraón precedente; esta primera mastaba sería realmente el primer monumento erigido en el antiguo Egipto utilizando piedra tallada.

Plano Pirámide de Saqqara
Plano Pirámide de Saqqara

Es absolutamente maciza, colocada justo encima de los pasadizos excavados en el suelo de los que surgen corredores hacia diversas cámaras. En su interior, once pozos de 32 metros de profundidad dan acceso a galerías excavadas en la roca que conducen a una verdadera ciudad-laberinto con galerías, pasillos y habitaciones de diversos tamaños, en los que se encontraron dos sarcófagos de alabastro, uno de ellos con los restos de una hija de Dyeser, de ocho años.

En sus cámaras interiores se encontraron no menos de 40.000 vasijas de alabastro, pizarra, diorita, dolerita, y granito.

Plano subterráneo
Plano subterráneo

La cámara funeraria de Zoser está en el centro de la pirámide, en el fondo de un pozo de 28 metros de profundidad y 7 de ancho construida en granito y revestida en yeso. Fue sellada con varios bloques de granito que suman un peso total de 3500 kg colocados como un puzle. 

En 1926, Gunn, en los trabajos de desescombro de la pirámide escalonada, encuentra en la cámara funeraria seis vértebras de una columna vertebral y parte de la cadera derecha de una momia. En 1934, Lauer y Quibell se introducen de nuevo en la cripta y encuentran la parte superior del húmero derecho, fragmentos de costilla y el pie izquierdo vendado con lino bañado en resinas. El estudio antropológico realizado entonces confirmó que se trataba de la momia del faraón. Eso, sumado a que la técnica de momificación del pie se ajusta a la III dinastía, no dejaba lugar a dudas sobre que la pirámide fuese la tumba del rey Zoser (Dyeser); ésos debían de ser los restos de su momia.

Plano subterráneo ampliado
Plano subterráneo ampliado

El acceso al complejo lleva a una sala de 54 metros de largo que cuenta con 40 columnas (redondeadas en la parte interior, imitando haces de troncos de papiro) enfrentadas en dos filas, de 6,60 metros de altura y un metro en la base, sobre las que se apoyaba una cubierta adintelada.

Saqqara columnas
Saqqara columnas

Estas son las primeras columnas en piedra conocidas del arte egipcio. De allí se sale a la gran explanada del lado sur de la pirámide.

Columnas del complejo
Columnas del complejo

En el ángulo sudoeste hay una pared rematada con un friso de cobras (“uraei”, que tenían la misión de alejar las fuerzas nocivas).

Ver publicación: Serpiente Ancestral
Friso de cobras
Friso de cobras

Serapeum

En Saqqara, cerca del complejo de Djoser, existe un lugar subterráneo denominado Serapeum, palabra griega que se refiere al lugar de culto del buey Apis. El arqueólogo Mariette, padre de la egiptología, hizo el hallazgo en 1851.

Saqqara
Saqqara

El Serapeum está excavado a doce metros de profundidad y consiste en tres pasajes; el principal tiene 68 metros de largo, 3 metros de ancho y 4,5 metros de altura, con 24 cámaras laterales talladas en la roca, de 6 a 11 metros de largo y de 3 a 6 metros de anchura.

Serapeum
Serapeum

En cada cámara se depositó un enorme sarcófago de basalto, granito negro, rosado, o piedra caliza, que pesan entre 60 y 80 toneladas, la mayoría de unos 4 metros de longitud por 2,3 metros de ancho y 3,3 metros de altura, con su respectiva tapa del mismo material, de aproximadamente 15 toneladas de peso.

Serapeum
Serapeum

De los 24 sarcófagos sólo tres tienen algún tipo de escritura, y pese a que en ninguno de los 24 sarcófagos se encontró que hubiera restos de tales animales, a este lugar se le conoce como la necrópolis de los bueyes sagrados, Apis.

Corte de pirámide
Corte de pirámide

Para no tener ninguna experiencia en construcciones de envergadura, más allá de unas simples mastabas de ladrillo de adobe, esta primer edificación es realmente muy llamativa. Levantaron una pirámide escalonada de 60 metros de altura, realizaron una compleja red de túneles y cámaras subterráneas a 32 metros de profundidad, conectadas con la superficie mediante 11 pozos paralelos, todo perfectamente orientado con los puntos cardinales y alineado dentro del complejo funerario. La verdad que no parece el trabajo de un primer intento sino más bien una ejecución impecable de gente bien preparada y con experiencia.

Saqqara
Saqqara

Imhotep

Imhotep era hijo de Kanefer, quien ostentaba el título de jefe de las obras del país del sur y del norte, es decir, maestro de obras del reino con talleres en Menphis. “lmhotep” significa, en antiguo egipcio, “el que llega en paz”, y no sólo pasó a la historia como el gran arquitecto que construyó el complejo de Zóser en Saqqara, sino también por ser sacerdote, médico, astrólogo, escritor y filósofo.

Sus títulos aparecen en una solemne inscripción sobre el zócalo de una estatua de Zóser:

Canciller del rey en el Bajo Egipto, Primero después del Rey, Administrador del Gran Palacio, Noble Heredero, Gran Sacerdote de Heliópolis, Carpintero, Escultor y Fabricante de vasijas de piedra”.

Otros documentos le atribuyen cargos como:

Jefe de la justicia, Superintendente de los archivos reales, Vigilante de lo que aportan el cielo y la tierra del Nilo, Vigilante de todo el país, Jefe de los magos, y Portador de las fórmulas que hacen eficaces los ritos”.

Imhotep-Louvre
Imhotep-Louvre

Tras su muerte fue honrado durante mucho tiempo como patrono de los escribas y escritores. En tiempos de la Dinastía XXVI se confeccionaron estatuillas de bronce con su figura, sentado, con un rollo de papiro sobre las rodillas, la cabeza rapada y vestido con traje largo. Son numerosos los templos y santuarios en su honor, entre los que destacan los de Karnak, Deir el Bahari, Deir el Medinah y Philae.

Según el grabado de una losa sepulcral en Saqqara, Imhotep preconizaba la aplicación de presión en las arterias carótidas para calmar el dolor de cabeza, al disminuir el flujo de sangre al cerebro. Imhotep afirmaba que el pulso era un índice del corazón y de las condiciones del enfermo.

Imhotep en la mitología griega

Pero la gloria de Imhotep no terminó con el fin de la cultura faraónica, pues sincretizado en la figura de Hermes Trimegisto, es la piedra basal de todos los escritos herméticos y en los tratados de las llamadas ciencias ocultas. Él, el gran mago, fue el precursor de los alquimistas. Zósimo de Panópolis, el primer alquimista egipcio reconocido documentalmente, redactó un libro dedicado a Imhotep.

Durante las últimas dinastías egipcias, bajo la influencia helénica, los griegos identificaron a Imhotep con su propio dios de la medicina, Asclepios, conocido también con el nombre de Esculapio. El dios Esculapio adoptó el emblema de una serpiente (como la uraei” del friso de cobras) enroscada sobre un bastón, que se convirtió con el paso del tiempo en el símbolo de la medicina occidental.

Ver publicación: Hermetismo

Imhotep como el José bíblico

Otro de los títulos de Imhotep era El que ve al grande o El mayor de los videntes. Este título tiene que ver con lo que se encuentra narrado en la llamada «Estela del Hambre», un grabado en piedra encontrado en isla de Sehel (muy próxima a Asuán) en 1889 por Charles Wilbour.

Estela de Famine
Estela del Hambre

En ella se detalla lo ocurrido durante el 18vo año del reinado de Necherjet-Dyeser (Zoser), en el que la hambruna asoló el país al no llegar las aguas del Nilo al nivel necesario para regar los campos:

«Todo el palacio real estaba apenado por el luto que regía mi trono… porque Hapi hacía tiempo que no acudía a mi. En un período de siete años, el grano ha sido escaso, y lo poco que había se secó. El hombre robaba a su hermano, los niños gritaban… los corazones de los ancianos eran… templos clausurados, capillas cubiertas de polvo, cada uno de los hombres pedía ayuda… consultó con el profeta sem Imhotep, hijo del que está al sur de su muro (Ptah), él salió y cuando regresó, con él volvió el flujo de Hapi…»

Pero además cuenta que el faraón Zóser tuvo un sueño en el que el dios Jnum se le aparecía y le indicaba que al alabarlo (a Jnum) y brindarle ofrendas, éste devolvería las aguas a los ríos y acabaría con los tiempos de carencia y devastación en Egipto. Y para ello le da, ni más ni menos, que la fórmula para fabricar y moldear piedras con las cuales poder construir templos.

Saqqara
Saqqara

La narración de haber salvado al pueblo egipcio de su período de carencia, luego de 7 años de sequía, mediante las visiones del faraón, nos remite ineludiblemente a la historia bíblica de José. De acuerdo al Génesis:

Gén.41.15. Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos.

Gén.41.29/30. He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra.

Gén.41.34/36. Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre.

Asimismo, el texto de la estela continúa con el decreto de Zóser, dictaminando las ofrendas para el dios Jnum, análogamente a lo que recomienda hacer José con el excedente de granos de los primeros 7 años de abundancia:

Los campesinos que trabajan sus campos con sus trabajadores, y que traen el agua a sus tierras fértiles, almacenarán su cosecha en su granero, exceptuando lo que adeudan. Todos los pescadores y cazadores, yo les digo que deben una décima parte de lo que adeudaban. Cada becerro nacido de las vacas en aura, serán dado a los establos y serán parte de la ofrenda diaria

En cuanto a los cargos y poderes de Imhotep y de José, ambos tienen prácticamente a la misma posición jerárquica. El zócalo de la estatua de Zóser habla de Imhotep como:

Canciller del rey en el Bajo Egipto, Primero después del Rey, Administrador del Gran Palacio, Noble Heredero, Gran Sacerdote de Heliópolis, Carpintero, Escultor y Fabricante de vasijas de piedra”.

Mientras tanto el Génesis habla de José de la siguiente forma:

Quedarás a cargo de mi palacio, y todo mi pueblo cumplirá tus órdenes. Sólo yo tendré más autoridad que tú, porque soy el rey. Así que el faraón le informó a José:—Mira, yo te pongo a cargo de todo el territorio de Egipto. De inmediato, el faraón se quitó el anillo oficial y se lo puso a José. Hizo que lo vistieran con ropas de lino fino, y que le pusieran un collar de oro en el cuello. Después lo invitó a subirse al carro reservado para el segundo en autoridad, y ordenó que gritaran: «¡Abran paso!» Fue así como el faraón puso a José al frente de todo el territorio de Egipto. Entonces el faraón le dijo:—Yo soy el faraón, pero nadie en todo Egipto podrá hacer nada sin tu permiso” (Génesis 41:40-44).

Imhotep es el médico más antiguo del que se tenga registro, y aunque la Biblia no menciona que José haya sido médico, sí menciona un párrafo por demás significativo:

Gén.50.2. Y mandó José a sus siervos los médicos que embalsamasen a su padre; y los médicos embalsamaron a Israel.

Aquí se afirma que los médicos estaban directamente subordinados a José. Si bien por ser el segundo al mando todos serían sus subordinados, pero en este caso habla de «sus siervos», como a cargo de aquel grupo de médicos, por lo que José parecería ser una suerte de maestro o autoridad de aquellos.

Asimismo, la Toráh también menciona que, tal como era costumbre en Egipto con las grandes personalidades de su tiempo, José fue embalsamado luego de su muerte a los 110 años de edad, y tiempo después sus restos fueron llevados de la tierra de Egipto para ser depositados en Israel:

Gén.50.26. Y murió José a la edad de ciento diez años; y lo embalsamaron, y fue puesto en un ataúd en Egipto.

Gén.50.25. E hizo jurar José a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os visitará, y haréis llevar de aquí mis huesos.

Éxo.13.19. Tomó también consigo Moisés los huesos de José, el cual había juramentado a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os visitará, y haréis subir mis huesos de aquí con vosotros.

Casualmente uno de los misterios de la egiptología es la inexistencia de la tumba de Imhotep. Aunque se supone que debería estar ubicada en algún lugar de Saqqara, con los honores del caso, esta simplemente no aparece por ninguna parte.

Finalmente, en ambos casos destaca su sabiduría. A Imhotep, luego de su muerte, se le tenía como un hijo del dios Ptah, patrono de los artesanos, y de la diosa Sekmet. Con ello llegó a tener la más alta consideración, la concedida a un verdadero hijo de dios, y fue venerado hasta el final de la cultura faraónica. Mientras que en el caso de José, la Torah nos dice que:

Gén.41.39. Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú.

Se trata realmente de una cantidad de similitudes muy específicas entre estos dos personajes. Será acaso que la historia de José está basada en la de Imhotep, o más aún, hablarán de la misma persona?

Saqqara
Saqqara

La teoría de las piedras artificiales

Una teoría expuesta por el Dr. Joseph Davidovits en su libro “The pyramids, an enigma solved“ del año 1990 explica el gran problema que suponía en el Antiguo Egipto transportar y elevar tantos millones de bloques de piedra. Según Davidovits, las piedras no eran naturales, no fueron extraídas de las canteras, sino que fueron fabricadas con una especie de hormigón.

Davidovits investigó fotografías microscópicas realizadas a muestras de rocas provenientes de la Gran Pirámide, y observó la presencia de materiales imposibles de existir en el interior de rocas procedentes de las canteras, entre ellos: un pelo humano de 20 cm de largo, además burbujas de aire, restos de hilos y fibras textiles e incluso hasta una uña humana. Para Davidovits, los constructores de las pirámides no eran canteros, sino químicos.

Su teoría además se apoya en la ya mencionada Estela del Hambre, la cual describe a Imhotep enumerando diversas rocas y minerales de la región de Elefantina y su propósito de utilizarlas para construir la morada de los dioses:

Hay un macizo rocoso en la montaña, en su región del este, que contiene todos los minerales, todas las piedras preciosas y todas las cosas necesarias para construir las moradas de los dioses.

Aprende el nombre de las piedras que se deben recoger en el vientre de la montaña rocosa, que está al Este y al Oeste, que está en la isla del rio, que está en el interior en el desierto: Bejen, nemi, metbejteb, raqes, uteshi-hedsh en el este, perdjem en el oeste y también en el río. Aprende los nombres de las piedras que están río abajo, a una distancia de unas cuatro millas: oro, plata, hierro, lapislázuli, turquesa, tehen, jenem, menu, hebegti, temi, estas son las clases de piedras que se encuentran en el vientre de la montaña. Mehi, maki, ibehti, gesanj, herdes, sehi, mem, saphen, en esa parte de la ciudad.

Ver publicación: Elefantina

En la misma estela, en el sueño del faraón, el dios Jnum le transmite:

Yo soy Jnum…Te pediré los minerales más antiguos que existen, aquellos que jamás se han usado para levantar santuarios, y reconstruirás una capilla para tu señor.

Pero no solo la Estela del Hambre nos detalla los elementos para la fabricación de piedras artificiales, sino que la llamada Estela de Irtysen parece apoyar dicha teoría, afirmando la existencia de un conocimiento químico de fabricación artificial de bloques pétreos.

Estela de Irtysen
Estela de Irtysen

Irtysen fue jefe de los artesanos, escriba y escultor bajo el reinado de Nebhepetre Montouhotep, soberano de la XI Dinastía 2033-1982. La traducción de sus jeroglíficos efectuada por parte de eminentes egiptólogos como Masero (1877) Petrie (1895) M.Madsen (1909), revelaron sus dichos:

“Yo conozco las partes que pertenecen a la técnica de la colada que moldea, el nombre, el peso de los ingredientes de acuerdo a su receta exacta, la fabricación del molde, para que cada fragmento vaya a su lugar“.

Teorías esotéricas: La Escuela de Misterios de «El Ojo de Horus»

René Adolphe Schwaller (1887 – 1961) fue un egiptólogo, matemático y ocultista francés. Fue conocido por el estudio que realizó sobre la arquitectura y el arte del Templo egipcio de Luxor durante 15 años, escribiendo un famoso libro llamado El Templo en el Hombre (The Temple In Man). En base a sus investigaciones y a su particular enfoque esotérico, Fernando Malkún Rojas realizó una serie sobre la Escuela de Misterios de «El Ojo de Horus», en la cual aporta su particular mirada mística sobre la civilización egipcia, sus creencias y el uso de las pirámides:

Ojo de Horus
Ojo de Horus

La Escuela de Misterios de «El Ojo de Horus», fue una cerrada organización sacerdotal que dirigió los destinos del pueblo Egipcio, durante miles de años. Los sacerdotes Egipcios planearon la manera de elevar el nivel de consciencia de su pueblo, construyendo durante miles de años, una serie de laboratorios / observatorios (erróneamente llamados «templos» en la actualidad) a lo largo del Nilo. Los utilizaron como «libros vivos» o enciclopedias de conocimiento, para transmitir la información acumulada sobre el funcionamiento del universo durante muchas generaciones a su pueblo. Los templos también sirvieron como polos que impulsaron el desarrollo de su civilización.

Los antiguos sacerdotes estructuraron una sociedad basada en dos conceptos fundamentales: la Reencarnación cómo método divino para que el espíritu del hombre evolucione al adquirir información sobre el universo y la Iluminación como paso final de este proceso. Para los egipcios, el hombre vive un proceso evolutivo que toma 700 reencarnaciones. Las experiencias de esas vidas transforman un ser instintivo e ignorante en un superhombre, un animal inocente y primitivo en un sabio inmortal. Según ellos, Dios organizó un plan divino basado en la reencarnación, para que el hombre, al experimentar en carne propia, comprendiera cómo funciona el universo.

Además de Templos construyeron enormes pirámides para concentrar energía en cámaras focalizadoras, que elevaban la frecuencia vibratoria de los discípulos más avanzados de la escuela de misterios. Esto ampliaba el rango de percepción de sus sentidos y les permitía adquirir nueva información sobre otras dimensiones de la realidad. Eran cámaras de exploración metafísica.

También en los días del equinoccio, utilizaban toda la energía acumulada en la Pirámide, para impulsar a un alto iniciado a vibrar en altísima frecuencia hasta que sus átomos se abrían como flores, liberando la luz contenida en el interior de sus núcleos. Así se producía una «iluminacion» temporal del discípulo, durante la cual podía viajar conscientemente por el tiempo o el espacio.

Las pirámides Egipcias fueron construidas en una pequeña área del enorme territorio, sobre uno de los centros neurales de la red electromagnética del planeta. Construidas con bloques de piedra hecha por el hombre, eran gigantescos cristales que vibraban al unísono con la frecuencia de la tierra. Los bloques de piedra contienen quarzo. Las moléculas de quarzo al vibrar fricciónan sus superficies, cargándose eléctricamente en un fenómeno que hoy conocemos como «Piezoeléctrico». La energía electrostática así acumulada era la utilizada para inducir estados de percepción alterada.

En resumen, describen que este tipo de complejos serían grandes centros de meditación para elevar los niveles de conciencia y que las pirámides serían enormes generadores de energía para inducir a los iniciados a estados de percepción más profundos.

Otras vertientes interpretan que esa misma energía es lo que habría posibilitado el transporte de los pesados bloques de piedra dado que tendrían un efecto de anulación de la masa – y por tanto el peso – de los mismos. Asimismo, otras teorías indican que, lejos de tratarse de tumbas, las pirámides podrían haberse tratado de centros de rejuvenecimiento. De acuerdo a la poca información que se tiene de la ceremonia de El Heb Sed o Fiesta de renovación real, su propósito parece haber sido la renovación de la fuerza física y la energía del faraón. Duraba alrededor de cinco días y uno de los rituales más importantes era el enterramiento de una estatua personificando al viejo rey.

Levantando el Djed
Levantando el Djed

La parte central de la celebración estaba vinculada con el pilar djed, que si bien no se ha podido descifrar exactamente en que consistía, tenía que ver con la revitalización del cuerpo y la consciencia.

Djed
Djed

Las paredes de las cámaras subterráneas de la pirámide están revestidas de una suerte de azulejos, delicadamente colocados, como si fuesen las láminas metálicas de un vibráfono.

Azulejos
Azulejos

En la parte superior de las paredes se conforma lo que parece una serie de djed, interconectados en serie, de forma similar a lo que hoy serían torres de alta tensión.

Detalle superior
Detalle superior

La idea de la vibración a alta frecuencia, energía taquiónica, neutralidad eléctrica, ausencia de masa y de peso aparecen en alguna medida en las diferentes teorías esotéricas. La figura del Djed está muy presente en toda la cultura egipcia con una gran cantidad de aplicaciones decorativas y en forma de amuletos.

Djed
Djed

Fuente:

5 comentarios sobre “Saqqara, Djoser e Imhotep

  1. Yo estuve en la camara interior de no recuerdo que pirámide, en 2008 en Egipto; no se si era Saqara; no recuerdo, solo recuerdo que era escalonada y no era un sitio principal de turismo.
    Sin saber ni creer en nada relacionado con energias ni nada (más bién al contrario, era muy escéptico). Lo que noté fue espectacular; como un calor por dentro, una sensación abrumadora; algunos de los que me acompañaban (un grupo de 6 personas) se fueron de la sala porque no soportaban, decian que era claustrofobia (cuando habiamos pasado por sitios mucho mas angostos, subido por pasillos mas cerrados y esa camara era lo más ancho en donde habiamos estado)era una cámara oscura, densa, esa es la palabra, era como densa, el ambiente era denso… muy especial… j*der se me pone la piel de gallina al recordarlo. Después de ese calor una sensación de bienestar exagerada y después, es que no se describirlo, porque no es eso que dicen de un canal central, no, es como un campo más bien, me recuerda a los estudios de los campos electromagneticos, como si todo fuese en una dirección y tu estuvieses en medio y te redirigiera (de algun modo) te recolocara por dentro, eso al principio; después si que fue como confluyente… no se, fue algo que no habia notado jamas. Fue algo mágico. Y hablo desde el escepticismo que tenia yo a mis 22 años, ahora respeto y soy abierto de mente, creo. Antes no.
    . Los 5 que me acompañaron se querian ir y yo quedarme, és más me esperaron fuera; no queria abandonar esa sensación.
    Los meses que vinieron después tenia muchisima energia (fuerza, resistencia) en el fútbol me lo decian: pero que te pasa? que te tomas? vigila no te has daño con lo q te metes! y tal..
    Me acorde al ver un documental que relacionaba piramides giza, isla de pascua, machu pichu y mas cosas y ahora he buscado algo relacionado con esa energia, porque no se como llamarlo, que noté tan basto en la que creo que era la de saqqara ( y sino será otra), he encontrado esto y decidido poner mi experiencia.

    1. Es muy bueno que comparsas tu experiencia, de echo no es así para todas las personas porque tus amigos pasaron por la misma experiencia y para ellos no resulto igual!, las cataratas del Iguazu y Machu Pichu, tienen el mismo efecto, saludos y que siga fluyendo lo energía!

  2. Es evidente que las pirámides no son tumbas sino condensadores energéticos, _.acaso hoy en día no se usan pequeñas pirámides para restaurar filos de tijeras y carga a las pequeñas baterías (pilas)?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.