La sexualidad ancestral

Advertencia: el presente artículo puede herir la sensibilidad del lector.

La gran cantidad de expresiones literarias, pictóricas y arquitectónicas sobre temáticas sexuales, halladas en civilizaciones antiguas, nos hablan del nivel de relevancia y cotidianidad que aquellas sociedades le daban al asunto. Resulta más que evidente que su encuadre moral era mucho más amplio y permisivo en la cuestión sexual que el de nuestra actual civilización occidental, fuertemente influenciada por la tradición de las religiones “abrahámicas”.

Haciendo un breve recorrido, de más reciente a más antiguo, encontramos la siguiente serie de “sexualidad en la antigüedad”:

Pompeya, la capital romana del sexo

Son célebres las pinturas eróticas de las Termas Suburbanas de Pompeya. Los frescos del vestuario (apodyterion), decorado con estuco y concebido para hombres y mujeres, es todo un «catálogo erótico» de la época, digno del Kamasutra. Representan las prácticas de los romanos del año 79 en que Pompeya fue sepultada por las cenizas del Vesubio. Las escenas de las pinturas fueron sacadas a la luz entre 1985 y 1987 por la arqueóloga Luciana Jacobelli.

pompeya-casa-de-centenario

Fresco en Pompeya

El comercio sexual no se limitaba en Pompeya al célebre lupanar. La prostitución era moneda común en tiendas y tabernas, pero el sexo era una realidad omnipresente en la ciudad del Vesubio, una realidad que los romanos vivían sin complejos.

La verdad es que las prostitutas eran de muy diversa condición: camareras, taberneras, floristas, porqueras y tejedoras, y en ocasiones el coito con los clientes podía considerarse parte del trato o del negocio que regentaban o en el que estaban empleadas. El sexo a cambio de dinero estaba tan repartido como la comida, la bebida o la vivienda.

Roma010

Escena erótica de las Termas Suburbanas de Pompeya

Fuente: abc.es/Pompeya

Es normal encontrar en Pompeya representaciones de Príapo, dios rústico de la fertilidad, un personaje puramente fálico.

220px-Pompeya_erótica6

Fresco de Príapo, casa de los Vettii, Pompeya.

Fuente: Wikipedia/Príapo

Grecia

El sexo era algo que formaba parte importantísima de la vida de los griegos. Si bien, la familia llegó a ser el fundamento de la sociedad; en la esfera sexual, los griegos tuvieron las mayores variantes imaginables. Ya en la Grecia clásica tanto la prostitución, como la homosexualidad eran prácticas habituales, en todos los estratos de la sociedad.

Imagen-1-934x520

La prostitución tomó auge en Grecia, después de que las civilizaciones antiguas aprovecharon la esclavitud como válvula de escape para su sexología. De aquí deviene la famosa y todavía tan mentada expresión de la “mujer – objeto”. Con la difusión de las labores de las cortesanas de Oriente, surge la figura de la hetaira, la mujer que hace de la practica de amor sexual un arte.

2dc553fd4deaf94baad2439b9ff1692a

La gran masa de los hombres griegos no buscaban en ellas más que la satisfacción carnal de sus apetitos. Por eso, además de ésta elite, había una prostitución para lo que podríamos denominar la clase media, que se desarrollaba en hoteles o restaurantes, en donde las bailarinas, las tocadoras de flauta y las acróbatas daban toda clase de placer a los hombres.

herosexualsex

Relación heterosexual en la antigua Grecia

Otra prostitución para las clases más bajas se desarrollaba en burdeles especializados, y los de peor fama del mundo se encontraban en el barrio bajo de las calles del Pireo. Sólo Corinto, cuyo culto a Afrodita se asociaba a la prostitución sagrada, ganó fama en el inframundo prostibulario de Atenas y los alrededores. Según Estrabón, que vivió en tiempos del emperador Augusto “sólo en el templo de Afrodita ejercían este oficio, más de un millar de prostitutas”.

Ceramica cratera motivo erotico

Art Ceramica IV Cratera Motivo erotico Museo de Tarquinia Italia.

El otro aspecto de la sexualidad griega se centró en la homosexualidad, muy extendida en toda Grecia. Sus inicios aparecen hacia fines del siglo VII AEC. Desde Alejandro, pasando por Julio César y otros famosos hombres de la Historia, la homosexualidad, muchas veces se ha refugiado en la milicia. En Esparta, el encuadramiento militar, sumado a la separación de los hombres de sus madres y esposas logró que se conformara una verdadera máquina de hacer soldados y, por qué no también, homosexuales.

ZeusCourtingGanymede

Zeus cortejando a Ganimedes

En los principios del lirismo griego aparece la figura trágica de Safo, nacida en la isla de Lesbos. Safo se convirtió en la alegoría y símbolo de la homosexualidad femenina en lo que se conoce como “amor lesbiano”. La propia Safo acabó enamorándose de una de sus alumnas, pero su amor no fue correspondido. Desesperada por tal fracaso se arrojó al mar. Pero mientras vivió, impuso el lesbianismo en toda Grecia.

640-heteras

Detalle de copa ática (510 AEC) con dos heteras, virtuosas del arte de la palabra y de las musas…, que amenizaban y culturizaban banquetes (simposios). Museo Arqueológico Nacional Madrid. Imagen: flickr.com/belencantero

Fuente: almargen.com.ar/sexogrecia/

En la antigüedad clásica escritores como Heródoto, Platón, Jenofonte, Ateneo y muchos otros exploraron los aspectos del amor homosexual en la Antigua Grecia. La más extendida forma de relación sexual homosexual se daba entre hombres adultos y jóvenes adolescentes, conocida como pederastia.

Fuente: wikipedia.org/Homosexualidad en la Antigua Grecia

2014-01-26_Symposium_Tableware_with_erotic_motif_Inv

Banda decorativa de una copa de vino, del taller Nikosthenes (siglo VI AEC) en la que se ven ruidosos y alegres sátiros copulando entre ellos y con esfinges aladas.

Hindues

Para la mayoría del pueblo hindú, el hinduismo es una filosofía total, que comprende la religión y el estilo de vida. Este antiguo sistema de pensamiento indica a los hindúes cómo deben orar, lavarse, comer, incinerar a sus muertos, vestirse, hacer negocios y comportarse sexualmente.

La base histórica de la práctica sexual tiene sus raíces en la antigua cultura védica alrededor de 1500 AEC. Para los hindúes, la sexualidad parece dividirse en dos categorías: la que se practica para el goce sexual y el éxtasis erótico, que conduce a la procreación; y las prácticas sexuales de intención religiosa y mística.

Fuente: formacion-integral.com.ar/sexualidad-en-la-cultura-de-india

Khajuraho es una pequeña localidad situada en el estado de Madhya Pradesh en la India. Aquí se encuentra el mayor conjunto de templos hinduistas del país, famosos por sus esculturas eróticas.

Los templos se construyeron en un espacio de tiempo de unos cien años, entre el 950 y el 1050. Fueron redescubiertos en 1838 por el capitán I. S. Burt, ingeniero del ejército británico.

Fuente: wikipedia.org/Khajuraho

India. Khajuraho (Madhya Pradesh). Templo de Vishvanatha. Detalle de un peque–o friso, con esculturas er—ticas

India. Khajuraho (Madhya Pradesh). Templo de Vishvanatha. Detalle de un pequeño friso, con esculturas eróticas

Kāma hace referencia a la plenitud sexual, al placer de los sentidos y a la gratificación sensual, amor y disfrute estético de la vida. En hinduismo, kāma se ve como uno de los cuatro purushartha (metas del hombre). Es el peldaño más bajo en la ascensión de las almas en la vida hindú, por debajo del mundo terrenal, ya que incluso los animales buscan placeres físicos.

Kāma significa ‘placeres’ y sexo, por lo tanto quiere decir que uno de los fines en la vida es complacer los deseos, tener amor y practicar el sexo. Su principal libro es el Kamasutra (‘aforismos del amor’) que es un tratado sobre las relaciones humanas y las relaciones sexuales.

Fuente: wikipedia.org/Kama

shutterstock_233974231

Khajuraho

Un drama en sánscrito, el Shakuntalam de Kālidāsa, se cita como uno de los mejores ejemplos de shringara ras, narraciones de la historia de amor entre Dushyanta y Shakuntalá. Shringara-ras (‘atracción sexual: sabor’) es una de las nueve rasas (‘sabores’ o emociones).

El Kama Sutra (‘aforismos de sexo’) de Vātsyāyana, que se toma popularmente por un manual de posturas sexuales, ofrece una mirada hacia las costumbres sexuales, la moral sexual y las reglas sociales que prevalecían en la época de su composición (periodo Gupta, entre el siglo I y el siglo VI).

Fuente: wikipedia.org/Religion y sexualidad

njWrGhl6yu-o7JR7jnmjIMI0lM8NDZvvdJdHz_KKyFcD2yIk7k5KweWIjr7j

Khajuraho

El Kama sutra se compone de 36 capítulos que versan sobre 7 temas diferentes, cada uno de los cuales fue escrito por un experto en el campo. Los temas son:

  1. “Introducción” (4 capítulos): sobre el sexo en general, su lugar en la vida de un hombre, y una clasificación de las mujeres.
  2. “Sobre el acto sexual”: una discusión en profundidad sobre los besos, varios tipos de juegos sexuales preliminares al acto sexual, orgasmos, una lista de posiciones sexuales, sexo oral, tabúes y tríos.
  3. “Sobre la elección de una esposa” (5 capítulos): el cortejo y el matrimonio.
  4. “Sobre la esposa” (2 capítulos): la conducta adecuada de una esposa.
  5. “Sobre las esposas de otros” (6 capítulos): principalmente sobre la seducción.
  6. “Sobre las cortesanas” (6 capítulos).
  7. “Sobre atraer a otras personas” (2 capítulos).
Ilustraciones-del-Kama-Sutra

Ilustraciones del Kama Sutra

El resto del libro ofrece consejos sobre cómo ser un buen ciudadano y muestra algunas ideas sobre las relaciones entre hombres y mujeres. El Kama sutra define el sexo como una “unión divina”. Vatsyayana creía que el sexo por sí mismo no era algo “malo”, pero practicarlo de manera frívola sí era pecaminoso. El Kama sutra ha ayudado a muchas personas a disfrutar del arte del sexo a un nivel más profundo, y puede considerarse una guía técnica para el disfrute sexual, así como un esbozo de las prácticas sexuales en la India durante esa época.

Fuente: wikipedia.org/Kama-sutra

10

Khajuraho

El Ananga Ranga (Barco en el mar del amor) es un manual sexual indio, escrito por Kalyana malla. El poeta escribió esta obra en honor a Lad Khan, hijo de Ahmed Khan Lodi, relativos a la dinastía Lodi, que desde 1451 a 1526 gobernó la India.

El libro da instrucciones de como un marido puede promover el amor por su esposa a través del placer sexual. La variedad de posiciones sexuales produce armonía, y previene que el matrimonio canse a la pareja. Además, posee un extenso catálogo de posiciones sexuales para ambos componentes de la pareja, y otros detalles relativos al juego previo y la seducción.

Fuente: wikipedia.org/Ananga_Ranga

Famous-erotic-sculptures-of-Khajuraho

Khajuraho

El linga (o lingam) es una representación simbólica fálica del dios Shiva. El uso de este símbolo es una tradición que se utiliza desde tiempo remoto en la India. Algunos estudiosos creen el culto al lingam se origina en la cultura del valle del Indo y en la adoración fálica de culturas prehistóricas anteriores. El lingam se suele encontrar conjuntamente con el ioni (en inglés yoni), símbolo representativo del órgano sexual femenino.

shivalingam

shivalingam

Egipcios

A diferencia de otras civilizaciones antiguas, los egipcios no solían representar sus prácticas amorosas en sus manifestaciones artísticas. Esto no significa en modo alguno que fueran un pueblo que no demostrara interés por estos aspectos, ya que, como en toda cultura antigua, se daba importancia extrema al hecho de la procreación.

El Papiro Erótico de Turín

El Papiro Erótico de Turín es uno de los escasos documentos que hablan de la conducta sexual de los antiguos egipcios. Se trata de una obra gráfica de carácter satírico-humorístico, netamente sexual, en la que el artista (anónimo) refleja el quehacer de lo que se cree es una “casa del amor”, probablemente un burdel de Tebas.

Turin_Erotic_Papyrus

Papiro Erótico de Turín. Imagen: wikipedia.org/Papiro de Turin

El bautizado como papiro erótico de Turín -se guarda en el museo egipcio de esa ciudad italiana- es descaradamente singular. Fue descubierto hecho trizas en el siglo XIX en las áridas tierras de Deir el-Medina, un poblado de artesanos y obreros cerca del Valle de los Reyes, en la orilla occidental de Luxor, la antigua Tebas.

Papiro de Turin

Papiro Erótico de Turín redibujado. Imagen: www.reshafim.org.il

Su castigado puzzle data del reinado de Ramsés II (1279-1213 AEC) y reúne 12 posturas sexuales con todo lujo de detalles. Los machos, calvos y rollizos, son sementales que retozan con mujeres estilizadas que se retuercen, inclinan y flotan dóciles y flexibles. «El papiro es único. Algunas posturas son conocidas, aunque no demasiadas, pero no en este soporte sino en lascas de piedra caliza o como figurines. Contiene además fragmentos de las conversaciones del hombre y la mujer», apunta Manniche.

erotica_7

Viñeta del Papiro Erótico de Turín

Su contenido de alto voltaje ha perturbado a algunos intelectuales -«es una imagen de monstruosa obscenidad», declaró Jean François Champollion, el orientalista francés que descifró los jeroglíficos a partir de la piedra Rosetta- y ha exasperado a quienes han tratado de buscarle un sentido.

Junto con las viñetas se encuentra el sugestivo texto:

“¡Ven y hazme el amor por atrás!
le exige impetuosa la mujer a su pareja,
dotada de una verga descomunal”

erotica_8-copia-1

Viñeta del Papiro Erótico de Turín

Fuente: www.elmundo.es

En un protolenguaje del cómic, este papiro tiene un claro carácter satírico-humorístico. En él se describen todo tipo de posturas sexuales inverosímiles, coitos con una fantasía y rotundidad, que dejarían muy atrás cualquier revista porno de la actualidad. Hombres con falos enormes, mujeres que nos dan una muestra de relación desinhibida. A nuestros ojos contemporáneos, imágenes impactantes y que despiertan el asombro y la perplejidad, a la par que la risa en lo referente a la caricaturización.

23663_113963748628484_100000445797448_178385_1656859_n

Viñeta del Papiro Erótico de Turín

El Papiro Erótico de Turín, nos deja asombrados en todo los sentidos, en el de la realización artística y gráfica, y en el de su libertad de diseño y dibujo, pero lo que está por encima de todo es el mensaje, a través de los milenios transcurridos, queda evidente la libertad en el sexo como aspecto de lo más cotidiano, en el que nunca está mejor dicha que ahora, la frase Ya estaba todo inventado.

Fuente: la Escóbula

Prostitución en el antiguo Egipto

En el Antiguo Egipto las prostitutas eran conocidas bajo el nombre nada sutil de ‘Kat Tahut‘, y decimos esto porque ‘Kat‘ significa literalmente vulva y ‘Tahut‘ problablemente prostituta. Estas mujeres siempre aparecen representadas mediante elementos con una significativa carga erótica como pueden ser las pelucas, la flor de loto o la cerveza, y en actividades estrechamente vinculadas con el erotismo, como pueden ser la danza y la música.

PAPIRO_TURIN_02-396x536

Viñeta del Papiro Erótico de Turín.

Esta estrecha relación entre erotismo, magia, fertilidad, sexualidad, religión y música ha hecho que los investigadores duden sobre el papel de la prostitución en el Antiguo Egipto. Por lo que no están muy claros los límites que separaban a una prostituta, de una danzarina o de una sacerdotisa. Y es que se podría decir que aunque todas las meretrices eran mujeres artistas, no todas las mujeres artistas serían meretrices.

Todo ello ha llevado a comparar la figura de las prostitutas egipcias con la de las hetairas griegas, es decir mujeres con una elevada formación cultural y tratadas con cierta consideración y respeto.

Fuente: historsex.blogspot.com.ar

El primer grafiti erótico del mundo

Un pequeño graffiti – de probable intención sarcástica – representaría a la mismísima reina Hatshepsut siendo tomada por detrás, probablemente por Sennenmut, su brazo derecho. Ella tiene el tocado con el nemes (tocado real, atributo del faraón), lo que permite identificarla como la propia Hatshepsut. Como se rumoreaba que eran amantes, quizás se trate de una sátira a una relación probablemente mal vista por el pueblo.

Senenmut y Hatshepsut

Senenmut y Hatshepsut

Este dibujo se halla en una cueva, no abierta al público, en el lateral de un templo en honor a Hatshepsut, reina-faraón de la dinastía XVIII de Egipto, que reinó entre 1490–1468 AEC. Dicho grafiti habría sido realizado por uno de los trabajadores que construían el templo.

Podemos destacar aquí, al igual que en el Papiro Erótico de Turín, una libertad del trazo inusitada, insólita, sin ningún rasgo de convencionalismo de la pintura egipcia, se observa una espontaneidad propia de una persona acostumbrada a plasmar la figura humana pero con tintes de burla, humor, sátira y si vamos un poco más allá, de denuncia.

Fuente: la Escóbula y xsierrav.blogspot.com.ar

El sexo en la cosmogonía egipcia

El sexo para los antiguos egipcios tenía un papel crucial, de hecho su cosmogonía estaba cargada de una sexualidad abrumadora.

Según la Teología Heliopolitana en el principio el mundo era un caos acuático en el cual existía Atum (“aquel que existe por sí mismo”). En este caos emergió una elevación de tierra, que conocemos como Colina Primigenia o Piedra Ben-Ben, donde Atum se posó por propia voluntad. Allí Atum con su propio semen creó una pareja de dioses. Dice el texto de la creación en palabras de Atum:

(…) Yo soy el que me uní con mi mano cerrada, y me uní conmigo mismo en un abrazo con mi sombra; derramé semen en mi propia boca, y escupí a Shu y a la humedad como Tefnut

Shu sería el dios del aire y del vacío aéreo, y Tefnut sería la diosa de la humedad. De la unión de estos dos dioses nacieron Nut (diosa del cielo) y Geb (dios de la tierra). Al contrario que en otras culturas, el elemento masculino de esta cosmogonía es la Tierra, y el femenino el Cielo. El dios Shu (Aire) mantiene separados a Nut y a Geb impidiendo su unión.

Geb_and_Nut03

Geb, Shu y Nut

En algunas representaciones, el dios Geb, que normalmente aparece como un hombre recostado en la tierra, aparece con un gran falo erecto tratando de alcanzar a su diosa Nut, si bien Shu cumple su función separadora.

Geb, Shu y Nut

Esto permanece así durante los 36 decanatos (360 días). En cambio durante los cinco días epagómenos (los que faltan para completar los 365 días del año) Shu se distrae y la pareja puede engendrar. De la unión de Geb y Nut nacen dos parejas de gemelos, Osiris, Set e Isis Neftis. Estos dioses completarían la Enéada Heliopolitana.

Fuente: http://www.formacion-integral.com.ar

Aquí vemos una escena algo peculiar, porque parece una sátira de la escena en la que Shu (aire) separa a Nut (cielo) y a Geb (Tierra) para que no copulen. En esta escena, Geb hace una autofelación. Acaso es Shu quien se encuentra encerrado dentro del Oruoboros, que es asimismo otra forma de autofelación de la serpiente?

Fuente: http://www.egiptoantiguo.org

Funerary-Papyrus-of-Henuttawy

Papiro Funerario de Henuttawy. Imagen: polarimagazine.com

015

Zoom sobre Papiro Funerario de Henuttawy. Imagen: eldragondehipatia.com

El mito de Seth y Horus

La referencia más explícita a la homosexualidad está en el mito de Seth y Horus. La leyenda cuenta como Seth, que había matado a su hermano Osiris, dominaba el alto Egipto, y luchaba con su sobrino Horus, hijo de Osiris, que dominaba el bajo Egipto, lo que personifica la separación real de ambos territorios durante el periodo predinástico de Egipto.

El relato cuenta que Seth trató de violar a Horus, y que lucharon en el Nilo transformados en hipopótamos durante días. En la lucha, Seth le sacó un ojo a Horus mientras que Horus arrancó el pene de Seth. En algunas versiones Seth incluso da a luz a un niño de Horus.

Otro relato encontrado en un papiro en El-Lahun cuenta otra versión del mito de Horus y Seth en el que se describe como Seth viola a Horus e intenta humillarlo. Llama a los jueces para que dieran constancia del hecho, pero Horus, había recogido el semen de Seth por consejo de su madre Isis, que lo puso en una lechuga, la comida favorita de Seth, y éste se lo comió sin darse cuenta. Cuando los jueces llamaron al semen para constatar la fecundación, todos se sorprendieron al encontrarlo en el estómago de Seth, siendo este el deshonrado y exonerando a Horus.

La historia de Horus y Seth podría indicar que en el antiguo Egipto existía una imagen de la homosexualidad similar a la existente en muchas culturas orientales. Las relaciones homosexuales son aceptadas para el homosexual activo (asociado a lo masculino), mientras que el pasivo (asociado a lo femenino) es despreciado.

Fuente: books.google.com.ar

Sumerios

Hay una cantidad de narraciones sumerias con una fuerte carga de sensualidad, erotismo y hasta sexo explícito, lo que los posiciona como los precursores de la literatura para adultos.

El primer canto de amor

En uno de los poemas de amor más antiguos encontrados hasta el momento, una gozosa mujer recién desposada corteja a su flamante marido, el rey Shu-Sin (reinó el país de Sumer hace unos 4.000 años). Esta pareja no era de amantes ordinarios, sino de amantes «consagrados»: el Rey y su Esposa «ritual». Cada año, de acuerdo con las prescripciones del antiquísimo rito sumerio, el soberano estaba obligado a «casarse» con una de las sacerdotisas de Inanna, la diosa del amor, y de la procreación, con objeto de asegurar la fertilidad de las tierras y la fecundidad de las hembras, en un «Matrimonio sagrado».

… León, amado de mi corazón,
Grande es tu hermosura, dulce como la miel.
Tú me has cautivado, déjame que permanezca temblorosa ante ti;
Esposo, yo quisiera ser conducida por ti a la cámara. …

Deja que gocemos de tu radiante hermosura;
León, déjame que te acaricie;
Mi caricia amorosa es más suave que la miel.
Esposo, tú has tomado tu placer conmigo; …

Dios mío, de la doncella que escancia el vino,
dulce es el brebaje.
Como su brebaje, dulce es su vulva, dulce es su brebaje,
Dulce es su brebaje mezclado, su brebaje.

Fuente: La Historia empieza en Sumer – KRAMER, Samuel Noah

El noviazgo de Inanna y Dumuzi

En la mitología sumeria, Inanna es la diosa del amor y de la guerra. Entre los muchos “novios” que se le atribuyen, Dumuzi es el más estable que se le conoce. Precisamente hay un poema que describe su relación de alto voltaje erótico.

inannidumuzi

Inanna y Dumuzi

Dumuzi respondió:
“Gran dama, el rey arará tu vulva.
Yo, Dumuzi el rey, araré tu vulva.”…

Inanna:
“Entonces ara mi vulva, ¡hombre de mi corazón!
¡Ara mi vulva!”
En el regazo del rey se erguía el cedro ascendente. …

Inanna cantó:
Mi ansioso e impetuoso acariciador del ombligo,
Mi acariciador de los suaves muslos,
El es a quien mi útero ama más. …

Inanna cantó:
“Haz tu leche dulce y espesa, mi desposado.
Mi pastor, beberé tu leche fresca.
Toro salvaje, Dumuzi, haz tu leche dulce y espesa.
Beberé tu leche fresca.
Haz que la leche de cabra fluya en mi corral.
Llena mi mantequera sagrada con queso de miel.
Señor Dumuzi, beberé tu leche fresca.
Esposo mío, cuidaré mi corral para ti. …

Inanna habló:
…Él formó mi cintura con sus bellas manos,
El pastor Dumuzi llenó mi regazo con crema y leche,
Acarició mi vello púbico,
Regó mi matriz.
Puso sus manos sobre mi vulva sagrada,
Avivó mi estrecha barca con leche,
Me acarició sobre el lecho.
Ahora yo acariciaré a mi alto sacerdote sobre el lecho,
Acariciaré al fiel pastor Dumuzi,
Acariciaré su cintura, la pastoría de la tierra,

Inanna dijo:
“Mi amado, deleite de mis ojos, ven a mí.
Nos regocijamos juntos.
Tomó su placer de mí.
Me trajo a su morada.
Me tendió en el lecho fragante de miel.
Mi dulce amor, que yace junto a mi corazón,
Con juegos de lengua, una por una,
Mi hermoso Dumuzi lo hizo cincuenta veces.
Ahora, mi dulce amor está saciado.

Inanna y Dumuzi

Inanna y Dumuzi

Texto completo del poema: antepasadosnuestros.blogspot.com.ar

Enlil y Ninlil

Existe un relato en el que Enlil, dios supremo del panteón sumerio, le pone el ojo a una joven a la que ve nadando desnuda en el río. Pese a su negativa, la fuerza y tiene relaciones sexuales con ella. A pesar de su rango, Enlil es arrestado por «los cincuenta dioses superiores» cuando vuelve a su ciudad, Nippur, y «los siete anunnaki que juzgan» lo encuentran culpable de violación, sentenciándolo al exilio en el Abzu. La segunda parte del poema se torna bastante confusa con una suplantación de identidad de Enlil.

¡Y el señor de brillante mirada, de mirada resplandeciente
Posó sus ojos en ella!
¡[El pastor]…que determina los destinos, de brillante mirada,
Posó sus ojos en ella!
“¡Deseo penetrarte!”, le decía el señor.
Pero ella se negaba.
“¡Deseo besarte!”, le declaraba Enlil.
Pero ella se negaba.
“¡Mi vagina (decía ella) todavía es demasiado estrecha:
No la puedo dilatar!
¡Mis labios son demasiado pequeños: no sabría besar! …

… El venerable Enlil, escondido en el cañaveral,
Penetra y besa a Ninlil.
Su mano toca aquello que tanto desea,
Y él la penetra y la besa.
Se acuesta con ella en un recodo de la orilla,
Y la penetra y la besa.
Y mientras la penetra y la besa,
Vierte en su seno la semilla de Sin-Asimbabbar.

Bajo el aspecto de Silulim,
Enlil se dirigió entonces a la habitación para acostarse,
Y allí penetro y beso a Ninlil.
Y, mientras la penetraba y la besaba,
¡Vertió en su seno la semilla de Enbilulu,
El administrador de los canales!

Texto completo del poema: antepasadosnuestros.blogspot.com.ar

Inanna y el Dios de la Sabiduría

En otro poema, Innana se encuentra con Enki, el Dios de la Sabiduría, el que sabe todas las cosas para obtener de él los “me”, los atributos de la civilización, las leyes sagradas del cielo y de la tierra. El poema comienza con un “solo” de Inanna y luego detalla los conocimientos que rebelan los “me”.

Inanna colocó la shugurra, la corona de la llanura, sobre su cabeza.
Fue al corral, con el pastor de ovejas.
Se recargó contra un manzano.
Al recargarse contra el manzano,
su vulva era maravillosa de contemplar.
Regocijándose, la joven mujer Inanna aplaudió…

Entonces Inanna, de acuerdo con su padre,
confirmó los “me” que Enki le había dado:
el arte de hacer el amor. el beso del falo. el arte de la prostitución.

Texto completo del poema: antepasadosnuestros.blogspot.com.ar

Inanna - Diosa del amor y de la guerra

Inanna – Diosa del amor y de la guerra

Inanna y Shukalletuda

Existe un texto que trata sobre la violación de Inanna mientras ella se encontraba descansando en la campiña:

Un día mi Reina,
después de haber atravesado el cielo, atravesado la tierra,
Inanna, después de haber atravesado Elam y Shubur,
La hieródula(*), vencida por el cansancio, se acercó al jardín y se durmió.
Shukalletuda la vio desde el extremo de su jardín
Abusó de ella, la tomó en sus brazos
y después volvió al extremo de su jardín

… Despuntó el alba, salió el sol:
Inanna miró a su alrededor, espantada.
Entonces, la mujer, a causa de su vagina, ¡cuánto mal hizo!
Inanna, a causa de su vagina, ¡lo que hizo!
Todos los pozos del país los llenó de sangre;

Texto completo del poema: antepasadosnuestros.blogspot.com.ar

(*) hieródula: mujer que, dedicada a una divinidad, ejercía la prostitución al servicio del templo. Divinidades de la antigüedad: Isis en Egipto, Istar en Babilonia, Astarté en Canaán, Afrodita en Grecia.

Estos casos, que describen la sexualidad misma de los dioses, dan un carácter sacro al asunto, legitimando el oficio de la “prostitución sagrada”.

Prostitución Sagrada

La prostitución sagrada es una práctica muy antigua cuyos primeros registros se retrotraen a Babilonia, hacia el III milenio AEC como una de las formas de culto a Ishtar, quien es la misma Innana sumeria con atributos diferentes.

En su forma de Ishtar, la diosa de la cultura sumeria se convierte en la diosa de la belleza y la sensualidad babilónica, a la que agradaban los actos de amor carnal y que para asegurar su veneración y culto se consagraban ví­rgenes al servicio del templo, dedicándolas a la prostitución sagrada, es decir a la prostitución selectiva y puntual, cuyo provento se dedicaba exclusivamente al servicio del templo. Ishtar fue llamada la “Protectora de las Prostitutas”.

En el gran templo de Ishtar en Babilonia, el E-ana, moraban las sacerdotisas que se dedican al servicio de la diosa, es decir a fornicar con los fieles que hubieran abonado la tarifa del rito. Las sacerdotisas tenían horarios fijos y no aceptan desviaciones del acto sexual sencillo y directo. Estaban reputadas como religiosas y se les acordaba un tratamiento honorable al salir al exterior de su templo.

Igualmente se dice que cada adolescente debe consagrar su primer acto sexual a la diosa y que este acto debe ser efectuado dentro del templo en la forma de un rito, similar al de las sacerdotisas regulares del templo. Sobre esta forma de veneración carnal directa a la diosa hay muy pocas referencias.

La Biblia habla de las “abominaciones canaanitas”, en términos de prácticas sexuales ofensivas por parte de adoradores de una diosa lasciva de origen babilónico, pero no brinda ninguna descripción precisa de la práctica extendida y confirmada de la prostitución sagrada en Babilonia en honor a la diosa Ishtar, la misma Astarté o Ashtoret canaanita.

El primer escritor que describe el sexo ritual o la prostitución ritual es Heródoto en el siglo V AEC, en sus “Historias” cuando detalla el centro religioso de la gran ciudad de Babilonia, ya venida a menos, y anota las costumbres poco usuales para un griego. Luciano en el siglo II, AEC, también describe el mismo rito, pero esta vez en la ciudad de Biblos en el Lí­bano, en un templo de Astarté.

Su sucesora, la divinidad sexual Afrodita – cuya raí­z es “aphrodis”, la consumación gozosa de la sexualidad – continuó con la tradición. El culto a Afrodita en la forma de prostitución ritual debió haberse extendido hasta tiempos romanos según los escritos que cuentan sus experiencias en templos corintios, antes de la destrucción de la ciudad en el 146 AEC.

Una cierta repulsión o un inconsciente deseo de obviar esta práctica ha influenciado para que no se haya escrito una verdadera investigación seria del tema, que tiene ramificaciones sorprendentes en el campo de los estudios religiosos.

Fuente: www.kalathos.com

La oferta de actos sexuales a los dioses que los cobijan y fomentan es antiquísima, diríamos que de los comienzos de la civilización. Han existido diosas “sexuales” desde los comienzos de la historia: Militta, Anukis, Inanna, Ishtar, Astarté, Atargatis, Isis, Afrodita, Venus, quienes se veneraron en la Mesopotamia, Egipto, Babilonia, Canaan, Siria, Grecia y Roma.

Herodoto, el “Padre de la Historia” (siglo V a.C.), en su Historia, Libro I, cap. 99:

“La costumbre más infame que hay entre los Babilonios, es la de que toda mujer natural del país se prostituya una vez en la vida con algún forastero, estando sentada en el templo de Venus.  (…) se sientan en el templo, adornada la cabeza de cintas y cordoncillos, y al paso que las unas vienen, las otras se van. Entre las filas de las mujeres quedan abiertas de una parte a la otra unas como calles, tiradas a cordel, por las cuales van pasando los forasteros y escogen la que les agrada.

Después que una mujer se ha sentado allí, no vuelve a su casa hasta tanto que alguno la eche dinero en el regazo, y sacándola del templo satisfaga el objeto de su venida. Al echar el dinero debe decirle: «Invoco en favor tuyo a la diosa Mylitta,» que este es el nombre que dan a Venus los Asirios: no es lícito rehusar el dinero, sea mucho o poco, porque se le considera como una ofrenda sagrada.

Ninguna mujer puede desechar al que la escoge, siendo indispensable que le siga, y después de cumplir con lo que debe a la diosa, se retira a su casa. Desde entonces no es posible conquistarlas otra vez a fuerza de dones. Las que sobresalen por su hermosura, bien presto quedan desobligadas; pero las que no son bien parecidas, suelen tardar mucho tiempo en satisfacer a la ley, y no pocas permanecen allí por el espacio de tres y cuatro años. Una ley semejante está en uso en cierta parte de Chipre.”

Las hieródulas practicaban el amor venal o prostitución sagrada, y a cambio la diosa derramaba fecundidad y prosperidad económica a todas las mujeres de Babilonia. Ser prostituta sagrada significaba un honor para las familias de estas jóvenes “vírgenes”. El ser prostituta sagrada suponía un acto de sacralidad y misticismo, y el acto en sí tenía el significado de un sacramento.

La ofrenda ritual de las vírgenes se encuentra igualmente en la India, en los templos de Jaggernaut, para “alimentar” a la divinidad, es decir, para activar eficazmente su presencia. En muchos casos, las danzarinas de los templos cumplían la misma función sacerdotal que las hierodulas de Ishtar y de Mylitta, y sus danzas consteladas de gestos simbólico-evocadores presentaban generalmente carácter sagrado.

También su “prostitución” era sagrada. Por eso incluso familias muy destacadas consideraban un honor, y no una vergüenza, que sus hijas fuesen consagradas desde la más tierna edad a este servicio en los templos. Con el nombre de devadási, a estas mujeres se las consideraba a veces las esposas de un dios. En tal caso, eran las mujeres destinadas a servir genéricamente de fuego en la unión sexual.

Fuente: histonotas.blogspot.com.ar

De acuerdo a la creencia mesopotámica, todas las formas de fertilidad estaban interrelacionadas, por lo que el sexo, realizado correctamente y en forma ritual, aseguraba buenas cosechas y rebaños fuertes.

Fuente: elperdidoartedelacortesana.blogspot.com.ar

Lilith en la tradición bíblica

En la cultura hebrea Lilith es un espíritu nocturno o demonio femenino. El mito indica que Lilith acostumbraba salir por las noches en busca del semen de los hombres solos desperdiciado en sus sueños húmedos para fertilizarse y crear demonios. Es la efigie del erotismo femenino, de la sexualidad desbordante y natural de la mujer que aparece intensamente atractiva, y a la vez, potencialmente peligrosa para los hombres.

Los primeros datos de Lilith los podemos encontrar en Sumer, Mesopotamia, en el relato “El árbol Huluppu (sauce)” o también llamado “Gilgamesh y el sauce, hallado en una tablilla hallada en Ur, del año 2.000 AEC aprox. La narración se refiere a Lilith como un demonio hembra que habita en un sauce en el que la diosa Inanna quiere hacer su trono.

Entonces una serpiente que no podía ser hechizada
Hizo su nido en las raíces del árbol huluppu.
El ave Anzu puso a sus pequeños en las ramas del árbol.
Y la obscura doncella Lilith hizo su hogar en el tronco.
Lloró la joven mujer a quien le gustaba reír.
¡Cómo lloró Inanna!

(…) Entró al sagrado jardín de Inanna.
Gilgamesh golpeó a la serpiente que no podía ser hechizada.
El ave Anzu voló con sus pequeños a las montañas;
Y Lilith destruyó su casa y huyó a los lugares inhabitables y salvajes.

Es fascinante la correspondencia que desde entonces asocia a Lilith con serpientes, aves nocturnas como las lechuzas y dragones. El nombre “Lilith” proviene del vocablo asirio-babilónico lilitu, “demonio femenino” o “espíritu del viento”.

Lilitu o Ardat Lili era uno de los demonios de Mesopotamia más aterradores valiendo como prototipo ancestral de la Lillith bíblica. Lilitu era la representación de una “virgen de desolación”, frígida, estéril, que vagaba de noche para atacar a los hombres como súcubo o bebiéndoles la sangre.

La etimología popular hebrea al parecer derivó “Lilith” de layit, que significa “noche” de ahí su relación con un monstruo nocturno y peludo, cosa que también pasa en la tradición popular árabe.

El mito hebreo cuenta una historia distinta pero profundamente asociada con la Lilith sumeria: Adán aburrido y celoso de que los animales tenían una pareja (hembra-macho) sugirió a Dios que remediara esa injusticia. Entonces Dios creó a Lilith de la misma manera que a Adán, aunque utilizando sedimento en lugar de polvo puro. La relación entre Adán y Lilith al parecer no resultó bastante grata para ambos y pronto empezaron a generarse diferencias, pues ambos poseían la misma fuerza.

Robert Graves y Rafael Patai en su libro “Los mitos hebreos” refieren este mito de la siguiente manera:

Adán y Lilit nunca hallaron armonía juntos, pues cuando el deseaba yacer con ella, Lilit se sentía ofendida por la postura reclinada que él exigía. “¿Porqué he de yacer debajo de ti? -preguntaba-. Yo también fui hecha con polvo y por tanto, soy tu igual.” Como Adán trató de obligarla a obedecer, Lilit pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por los aires y lo abandonó.

Adán se quejó a Dios: “Mi compañera me ha abandonado”. Dios envió inmediatamente a los ángeles Senoy, Sansenoy y Semangelof para que buscaran a Lilit y la hicieran volver. La encontraron junto al mar Rojo, región que abundaba en demonios lascivos, con los cuáles engendró lilim a razón de más de cien al día. “¡Regresa con Adán de inmediato -dijeron los ángeles- o te ahogaremos!”

Lilit preguntó: “¿Cómo puedo regresar con Adán y vivir como una esposa honesta después de mi estancia en el mar Rojo?”. “¡Si te niegas morirás!”, replicaron ellos.”¿Cómo puedo morir -volvió a preguntar Lilit- si Dios me ha ordenado que me haga cargo de todos los recién nacidos: de los niños hasta el octavo día de vida, el de su circuncisión, y de las niñas hasta el vigésimo día?

No obstante, si alguna vez veo vuestros tres nombres o vuestras efigies en un amuleto sobre un recién nacido, prometo perdonarle la vida.” Los ángeles accedieron al trato, pero Dios castigó a Lilit haciendo que un centenar de sus hijos demoníacos perecieran cada día; y cuando ella no podía destruir la vida de un infante debido al amuleto angelical, se volvía en rencor contra los suyos propios.”

Jorge Luis Borges en “El Libro De Los Seres Imaginarios” describe a Lilith de la siguiente manera:

“Porque antes de Eva fue Lilith”, se lee en un texto hebreo. Su leyenda inspiró al poeta inglés Dante Gabriel Rossetti ( 1828-1882) la composición de Eden’s Bower.

Lilith era una serpiente; fue la primera esposa de Adán y le dio “glittering sons and radiant daughters” (hijos resplandecientes e hijas radiantes). Dios creó a Eva después; Lilith, para vengarse de la mujer humana de Adán, la instó a probar del fruto prohibido y a concebir a Caín, hermano y asesino de Abel. Tal es la forma primitiva del mito, seguida por Rossetti.

A lo largo de la Edad Media, el influjo de la palabra “layil”, que en hebreo vale por “noche”, fue transformándolo. Lilith dejó de ser una serpiente para ser un espíritu nocturno. A veces es un ángel que rige la generación de los hombres; otras es demonios que asaltan a los que duermen solos o a los que andan por los caminos. En la imaginación popular suele asumir la forma de una alta mujer silenciosa, de negro pelo suelto.

La historia de Caín se muestra igualmente interesante pues está vinculada directamente con el sacrificio, la sangre, la inmortalidad y como si no bastara, con Lilith. Graves y Patai señalan que algunos textos hablan sobre Samael disfrazado como serpiente, quien tras haber hecho que el hombre comiera del árbol de la Ciencia engendró a Caín con Eva; “de ese modo, contaminó toda la descendencia habida de la posterior unión de Eva y Adán”. También hablan sobre los celos de Samael ante la imagen de Eva y Adán en al acto sexual sin la menor vergüenza. Siendo así, Samael esperó a que Adán yaciera con Eva y se quedase dormido, y en aquel momento tomó su lugar. Eva se entregó a él y concibió a Caín.

Fuente: www.razonypalabra.org.mx y “El libro de Lilit” de Guadalupe Grande

El estudio de la sexualidad de la antigüedad

El sexo como materia de estudio y de investigación por parte de los historiadores solo se ha incorporado en un tiempo relativamente reciente al panorama de la Historia de la Antigüedad, dentro del marco general de los estudios históricos entendidos como constituyentes de una disciplina científica propia. No cabe duda de que ha habido un cierto tabú con este tema, en contraste con otros afines o relacionados, como el amor y la pasión amorosa fruto de un enamoramiento y las consecuencias que ello puede conllevar, que como sabemos constituye sin duda uno de los tópicos universales más recurrentes que existen.

Las razones por las que los historiadores han tratado de una forma tan poco explícita el sexo son varias y complejas. Por un lado, la moral cristiana ha ejercido sin duda (y ejerce aún) un papel censor considerable, condicionando los estudios y presentaciones desde una perspectiva confesional, y con proyección pública. Pero por otro lado las normas sociales, las costumbres y formas de comportamiento de los países occidentales en los que surgió el moderno concepto de historia y donde se constituyeron los diferentes movimientos intelectuales y escuelas de estudios históricos aportaron también su grano de arena. Así no cabe duda de que la moral burguesa, las rígidas normas sociales victorianas por ejemplo, alejaban a los historiadores (a los egiptólogos) a priori de un interés hacia el tema del sexo y sus manifestaciones artísticas o culturales.

Y sin embargo, muchos pueblos y civilizaciones de la Antigüedad sustentaron actitudes y puntos de vistas francamente diferentes, aceptando el sexo y su reflejo social no solo como algo natural, sino también más libre, algo ante lo cual no había básicamente que avergonzarse. Algo que entraba en el orden de las cosas, compartido por hombres y dioses, algo que formaba parte de la vida (de los placeres de la vida), de lo que disfrutar, siempre y cuando se respetaran unas cuantas normas de respeto y decoro social. Para la mayoría de los pueblos de la Antigüedad, el concepto de sexo estaba lejos de la noción de pecado, y los mecanismos de control, que obviamente los había, se regían fundamentalmente por una base moral natural, unas normas sociales de respeto mutuo y, en definitiva, de sentido común.

Fuente: theobroma.mx

La representación más antigua

La representación del acto sexual más antigua descubierta hasta la fecha es la pintura rupestre de Nawarla Gabarnmang, Australia, creada hace 28.000 y 45.000 años.

658d16b0-aee9-0132-4678-0e9062a7590a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s