De Piri Reis y otros mapas

Piri Reis (c. 1.465/70-1.554) fue un marino y cartógrafo otomano nacido en Gallípoli, sobrino de Kemal Reis, uno de los más famosos piratas turcos que asolaron el Mar Mediterráneo entre los siglos XV y XVI. Siguiendo la escuela de su tío, Piri Reis también se dedicó a la piratería. Participó en numerosas guerras contra la República de Venecia (1499 y 1502), y sirvió para el corsario Jeireddín Barbarroja hasta que finalmente llegó a ser almirante de la flota otomana en el Mar Rojo y el Golfo Pérsico, al servicio del Sultán Selim I.

No obstante su oficio de pirata fue un hombre de una gran cultura dominando, además de su lengua otomana, el italiano, el griego, el español y el portugués. Pero sobre todas las cosas, Piris Reis desarrolló una gran pasión por la cartografía, llegando a publicar dos ediciones de un completo atlas náutico llamado Kitab I-Bahriye (“Libro de las Materias Marinas”).

La primera versión del Kitab I-Bahriye, del año 1521, contiene 132 mapas con exhaustiva información acerca del Mar Mediterráneo. Una segunda versión, del año 1526 y dedicada al Sultán Suleiman “El Magnífico” (hijo y sucesor del Sultán Selim I), contiene 210 mapas y cuenta con una larga introducción en verso en la que aporta datos sobre navegación y cosmografía.

Pero el mapa que particularmente destaca entre todos los de su obra es uno confeccionado en 1513 en el cual se puede apreciar un asombrosamente detallado contorno de la costa oriental de América del Sur, con sus accidentes geográficos, orografía, fauna local y su topografía.

Mapa de Piri Reis, 1513. Imagen: Wikipedia

Uno de los detalles topográficos más sorprendentes es la presencia de una cadena montañosa al oeste del continente la cual se identifica con la Cordillera de los Andes. Los ríos delineados se asocian con el Amazonas, el Orinoco y el Río de la Plata. 

Realmente llama mucho la atención el nivel de detalle que presenta el mapa respecto de una región de la Tierra que a ese momento estaba comenzando a ser explorada, más aún, sin contar con el parámetro de la longitud, que no se desarrolló sino hasta finales del siglo XVIII, indispensable para una anotación exacta.

Hipótesis que correlaciona el contorno inferior del mapa de Piri Reis con el de la costa patagónica argentina y las Islas Malvinas. Imagen: Wikipedia

Todo esto resulta más que llamativo teniendo en cuenta que fue hecho solo 11 años después del primer contacto de los europeos con el territorio (Américo Vespucio 1501-1502), y de hecho 6 años anterior a la expedición de Magallanes, por lo que apenas si empezaba a saberse algo de aquella vasta extensión de América del Sur.

Rutas de exploracion Nautica Portuguesas y Españolas. Imagen: exploracionesgeograficaseuropeas.weebly.com

El hecho de que la costa de América del Sur está rotada unos noventa grados en sentido antihorario, puede bien deberse también a problemas de espacio o por influencia de planisferios preexistentes, en los que este artificio era común. Si bien la descripción del Caribe es mayormente incorrecta, el litoral sudamericano es increíblemente preciso.

Sobreposición del contorno del mapa de Piri Reis sobre el globo terráqueo.

El entramado de líneas que atraviesan el océano Atlántico se denominan líneas de rumbo y son típicas de las cartas de los marinos medievales tardíos, y que no indican latitud y longitud sino que se usan como ayuda para establecer direcciones. El mapa, grabado sobre piel de gacela, mide 90 x 65 cms y se trata sólo de un fragmento de la versión completa cuyo complemento está desaparecido. Fue obsequiado al Sultán Selim I, y se le llama genéricamente “Mapa Piri Reis”.

Muestra del procedimiento empleado por modernos cartógrafos para trasladar los datos del planisferio original, colocando encima una red de coordenadas. Imagen: www.bibliotecapleyades.net

Este mapa de Piri Reis fue redescubierto a finales de 1929, durante el proceso de conversión del Palacio de Topkapi (Estambul, Turquía) en museo, cuando un grupo de especialistas que trabajaban clasificando material en la sección de archivos del Imperio otomano se encontraron con un viejo y polvoriento pergamino.

Para poner de relieve el nivel de evolución y exactitud del mapa de Piri Reis es preciso compararlo con otros mapas de su época los que, muy burdamente, intentan delinear la forma del nuevo mundo.

El Mapa de Juan de la Cosa es un mapamundi con la representación inequívoca del continente americano más antigua conservada. Contiene una inscripción que dice haber sido realizado por el marino cántabro Juan de la Cosa en 1500 en el Puerto de Santa María (Cádiz). En él aparecen las tierras descubiertas hasta finales del siglo XV por las expediciones castellanas, portuguesas e inglesas a América.

Mapa de Juan de la Cosa, 1500. El Nuevo Mundo aparece en la parte superior (en verde) y el Viejo Mundo en la parte central e inferior (en blanco). Imagen: Wikipedia

El Planisferio de Cantino es un mapamundi que muestra la geografía mundial tal como era conocida por los portugueses de principios del siglo XVI. Su fecha de elaboración es incierta, y el cartógrafo que lo trazó es anónimo. Lo que es seguro es que el mapa fue llevado a Italia en 1502 por Alberto Cantino, un agente del italiano duque de Ferrara, que consiguió llegar a ser secretario particular del rey portugués Manuel I.

Planisferio de Cantino, 1502?. Imagen: Wikipedia

Jan de Stobnica fue un geógrafo polaco que en 1512 publicó la obra Introductio Ptholomei Cosmographia en la que, imitando una de las ilustraciones menores de la Universalis Cosmographia de Martín Waldseemüller, ilustra esquemáticamente un mapa de América del Norte y del Sur mostrando explícitamente la conexión por un istmo de ambos continentes. La península dela Florida, curiosamente es etiquetada como Isa-bella, nombre que correspondería a la Cuba de la época, que sin embargo deja innominada. Parece como si hubiera copiado partes de un mapa incompleto.

Introductio Ptholomei Cosmographia de Jan de Stobnica, 1512. Imagen: Wikipedia

El Tipus Orbis Universalis o planisferio de Apianus, dibujado en 1520 por Petrus Apianus, es una adaptación y actualización del planisferio de Waldseemüller de 1507. Es, tras el de Waldseemüller, el segundo planisferio conocido que utiliza la leyenda «America provincia» para designar a América del Sur. Su título completo, el cual se lee en su encabezado, traducido es “Carta del mundo ajustada a la tradición de la Cosmografía de Ptolomeo ilustrada por Americo Vespucio y otros, dibujada por Petrus Apianus de Leisnig en 1520″

Tipus Orbis Universalis de Petrus Apianus, 1520. Imagen: Wikipedia

El mapa de América de Diego Gutiérrez de 1562, cartógrafo español, presenta la costa este de América del Norte; América Central y del Sur en su totalidad y porciones de las costas occidentales de Europa y África. Ofrece, además, una prolija ilustración de todo el imaginario que desde que se iniciaran los viajes trasatlánticos de exploración se habían asociado al nuevo continente y a los océanos.

Mapa de América de Diego Gutiérrez, 1562. Imagen: Wikipedia

El Mapamundi de Domingos Teixeira fue hecho por este cartógrafo portugués en 1573.

Mapamundi de Domingos Teixeira, 1573. Imagen: Wikipedia

Mapa de Sudamérica de Theodore de Bry de 1592. Este mapa refleja la falta de las proporciones correctas que todavía tenía la cartografía a cien años después de la llegada de los europeos a América.

Mapa de Sudamérica de Theodore de Bry, 1592. Imagen: Pinterest.com

Sorprendentemente, el mapa de Piri Reis no fue el primero en presentar montañas en el interior de Sudamérica ya que el Planisferio de Caverio muestra, muy esquemáticamente, al subcontinente con una cadena montañosa sobre el oeste.

El Planisferio de Caverio fue dibujado entre 1504 y 1505 por el cartógrafo genovés Nicolaus de Caverio o Nicolo Caveri, representando el mundo conocido por los occidentales en ese momento. Ilustra una cadena montañosa que puede ser asociada con la Cordillera de los Andes.

Planisferio de Caverio, 1504-1505. Imagen: Wikipedia

Fuentes

El propio Piri Reis explica el origen de las cartas que utilizó en las notas citadas a la izquierda de su mapa:

“VI. Nadie ha estado en posesión de un mapa como éste durante el presente siglo. Las manos de este humilde musulmán lo han dibujado y hasta hoy se ha inspirado en unos veinte planisferios y mapamundis (los cuales son cartas marítimas dibujadas en la época de Alejandro Magno, el amo de los dos Cuernos de Caza, que muestran la inhabitada cuarta parte del mundo; los árabes llaman a dichos mapas ja’fariye), de ocho ju’furiyi de la misma clase y un mapa árabe del Hind (La India), y de los mapas recientemente trazados por cuatro portugueses que muestran las tierras del Hind, del Sind (Pakistán) y el Tsin (China), geométricamente diseñados, y asimismo de un mapa dibujado por Colombo de las tierras del Oeste.

Notas a la izquierda del mapa

Reflexiones acerca de sus notas:

  • “Nadie ha estado en posesión de un mapa como éste durante el presente siglo”. Acaso en otro siglo si? Habrá querido dejar entrever que se trata de un conocimiento antiguo?
  • “cartas marítimas dibujadas en la época de Alejandro Magno…que muestran la inhabitada cuarta parte del mundo”. Acaso Piri Reis está diciendo que hacia el 330 AEC ya se conocía la existencia de (la actual) América?
  • “de los mapas recientemente trazados…”. Al acotar el término “recientemente” nos quiere decir que los mapas que mencionó antes no eran de reciente elaboración? Da la impresión de que enumera las fuentes por orden cronológico, siendo las primeras las más antiguas y las últimas las más contemporáneas.
  • “asimismo de un mapa dibujado por Colombo de las tierras del Oeste”. Parece que le resta importancia al mapa de Colón, como que no le aporta la información sustancial para la elaboración de su mapa.

El propio Piri Reis da crédito en sus escritos de las fuentes de su mapa a “los antiguos reyes del mar”, lo cual lejos de minimizar el enigma, lo potencia.

Piri Reis se había hecho del mapa de Cristóbal Colón a través de su tío el pirata Kemal Reis quien había capturado en 1501 un barco español en el que se encontraba dicho mapa. En el epilogo de Kitab I-Bahriye de 1526, Piri Reis dice:

un astrónomo que se llamaba Kolón…, que salió en busca de Antyle… y la descubrió. Hoy la ruta es muy conocida y su mapa llegó hasta nosotros.

La Isla del Atlántico

Entre las muchas curiosidades que presenta este mapa hay una que llama particularmente la atención: hay una isla de gran tamaño, a la que denomina “Antillia”, ubicada entre la costa norte de Brasil y África, que no se corresponde con ninguna isla conocida de la actualidad.

Detalle de la isla del Atlántico

Como se explica que un mapa que posee tanta precisión de detalle de una geografía tan incipiente ubique súbitamente una enorme isla inexistente? Que fue lo que le dio tanta seguridad para agregar esta gran isla e incluso darle un llamativo color anaranjado?

Parece poco probable que Piri Reis no haya cotejado diligentemente todas sus fuentes. Evidentemente, al momento de ubicar esta Antillia en su mapa, Piri Reis estaba convencido de su existencia, tanto como la de todos los accidentes geográficos que con tanta exactitud delineó el continente americano.

Tal como lo aclara en sus notas sobre el margen izquierdo del mapa:

“Reduciendo dichos mapas a la escala correcta, es a este resultado que he llegado. Por todo ello, este mapa es correcto y de total confianza para los Siete Mares del mismo modo que los mapas de nuestro propio país se consideran correctos y merecedores de toda nuestra confianza por los marinos”.

Quizás esos mapas de antaño que menciona como sus fuentes, los de los reyes de los mares, de haber existido, fueran tan antiguos que la geografía que mostraban ya no representaba la realidad de esos (y estos) tiempos.

Las Islas Malvinas

Otra peculiaridad más del mapa de Piri Reis es que, cerca de la entrada del estrecho de Magallanes (cuyas dos angosturas aparecen cartografiadas) figura un archipiélago que coincide con la ubicación de las Islas Malvinas. La isla principal está identificada en el mapa como “il de Sare” (“isla de Sare”). Una única nota acompaña a la toponimia: “Buadalar issizdir, ama bahar coktur”, que se traduce como “Estas islas están desiertas pero la primavera allí dura mucho”.

Detalle de Islas Malvinas. Nótese el detalle de la ilustración de la serpiente en la península austral

La versión histórica más difundida afirma que el descubridor del archipiélago fue Esteban Gómez, piloto de la nave San Antón o San Antonio (cuyo nombre dio luego origen al de las islas), miembro de la expedición de Fernando de Magallanes. Tras sublevarse contra Magallanes en 1520, Gómez regresó a España y cedió un aborigen al cartógrafo Diego de Ribero.

Ruta de circunvalación de la expedición de Magallanes-Elcano. Imagen: Larendija.es

Las Islas Malvinas fueron incorporándose a la cartografía con posterioridad a 1520, bajo el nombre de San Antón, S. Antón, Sansón, Sanson o San Son. Entre los mapas que las presentan están el de Andrés de San Martín (1520) y Diego de Ribero (1529), quien podría haber obtenido un relato directo sobre las islas Sanson por parte del aborigen cedido por Gómez.

La Carta Universal de Diego de Ribero de 1529, fue considerada el primer mapa científico del mundo: “Carta universal en que se contiene todo lo que del mundo se ha descubierto fasta agora, hizola Diego Ribero cosmographo de su magestad, año de 1529, en Sevilla.” El mapa incluye a las islas de San Antón.

Mapamundi de Diego Ribero, 1529. Imagen: Wikipedia

Otra versión afirma que fue Américo Vespucio quien descubrió y localizó las Malvinas en 1501/2, lo que haría más explicable que aparezcan en el mapa de Piri Reis, pero los escritos de Vespucio resultan vagos y exagerados, y por tanto poco creíbles, por lo que esta versión no cuenta con mucho apoyo de los historiadores.

Pero por más llamativo que resulte que Piri Reis presente a las Islas Malvinas en su mapa de 1513, en esta ocasión tampoco fue el primero en hacerlo ya que las mismas habían aparecido anteriormente en el mapa de Martín Waldseemüller de 1507 como un grupo de islas ubicadas sobre el paralelo 50.

El mapa Universalis Cosmographia fue elaborado y publicado en 1507 por Martin Waldseemüller, geógrafo y cartógrafo alemán. Este mapa fue primero en emplear el nombre de América en honor de Américo Vespucio, y en el que por primera vez se presentaba dicho continente separado de Asia. Si bien el continente americano es poco más que un garabato, el mapa ya presenta a las Islas Malvinas con el nombre de “Insule delle pulzelle” (islas de las Vírgenes).

Universalis Cosmographia, 1507. Imagen: Wikipedia

El primer mapa específico de las Islas Malvinas fue realizado por el cartógrafo sevillano Andrés de San Martín, quien fue parte de la expedición española de Fernando de Magallanes, en Agosto de 1520.

Mapa de las Islas Malvinas de Andrés de San Martín, 1520. Imagen: Wikipedia

Especulaciones: proyección acimutal

Algunos investigadores del tema como Mallery, Walters (U.S. Navy), Ohlmeyer (US Air Force), Lineham (director del observatorio de Weston), Charles H. Hapgood (profesor del Keene College y autor de la teoría del corrimiento de la corteza terrestre) y Richard W. Stracham (profesor del MIT), creen que dada la precisión del mapa y debido a su proyección, el mapa de Piri Reis tuvo que haber sido trazado a partir de imágenes aéreas a gran altura.

El científico espacial francés y colaborador de la NASA Maurice Chatelain sugirió que el mapa representa una vista parcial de una proyección plana de la superficie esférica de la Tierra, bajo la proyección acimutal de Lambert, cuyo centro de observación debiera haber sido una vertical sobre algún punto del Medio Oriente.

Inserción del mapa de Piris Reis (Amarillo), en una proyección acimutal de Lambert, con centro en el norte del Mar Rojo. Imagen:  Gustavo Girardelli/ Wikipedia

Johann Lambert desarrolló este método cartográfico hacia mediados del siglo XVIII y el mismo consiste en una proyección particular de esfera a disco, disminuyendo la escala de los ángulos a medida que nos acercamos al borde exterior, con la ventaja de que las áreas representadas son proporcionales a las formas originales.

“No comprendemos cómo pudieron confeccionarse esos mapas (de Piri Reis) sin la ayuda de la aviación. Además, las longitudes son absolutamente exactas, cosa que nosotros mismos sólo sabemos hacer desde hace apenas dos siglos” Mallery.

La Antártida

En sintonía con la hipótesis de la proyección acimutal, hay quienes plantean que la parte más austral del mapa no hace referencia al sur del continente americano sino a la Antártida. Este punto es, al igual que todos los anteriores, muy controvertido ya que el descubrimiento de la Antártida, según nuestra historia, fue muy posterior a la confección de este mapa.

Oficialmente el continente antártico fue avistado por primera vez recién en 1820, por parte de Fabian von Bellingshausen de la Armada Imperial Rusa, y casi simultáneamente por Edward Bransfield de la Armada Británica, y recién a mediados del s. XX fue cartografiada con precisión en su totalidad.

Pero más allá del hecho de que Piri Reis pudiera dar registro de la existencia de la Antártida con anterioridad a su descubrimiento oficial, un detalle muy particular es que esta hipótesis afirma que lo que representaría el mapa sería la figura de la Antártida libre de hielo, como lo fue hasta hace unos 25 millones de años.

Mapa topográfico de la Antártida después de quitar el hielo, actualizarse el equilibrio y el nivel del mar. Por tanto este mapa muestra como podría ser la Antártida hace 35 Ma, cuando la tierra era lo suficientemente cálida como para que se formara permafrost en Antártida. Imagen: Robert A. Rohde

Por otro lado, existen muchos otros mapas de la época que reflejan el nivel de desconocimiento que se tenía respecto del continente blanco. En estos mapas, muy posteriores al de Piri Reis, en lugar de la Antártida lo que se representa es, en el mejor de los casos, la Tierra Australis (Terra Australis Ignota “[la] Tierra Desconocida del Sur”).

Mapamundi portulano de Battista Agnese, cartógrafo genovés, de 1544 que incluye la ruta de la expedición de Magallanes en su viaje de circunnavegación de la tierra. Describe con bastante acierto al “mundo” conocido hasta esa época, y lógicamente por ello solo llega a delinear a la Península Antártica.

Mapamundi portulano de Battista Agnese de 1544. Imagen: Wikipedia

La copia de Paolo Forlani de 1565 del mapamundi de Giacomo Gastaldi de 1546 tiene como aspecto más destacable, junto a la decidida seguridad con la que prolonga por el noroeste el continente americano para unirlo con las Indias Orientales, la representación del gran continente austral desconocido.

Mapamundi de Giacomo Gastaldi, 1546. Imagen: Imgur.com

El Theatrum Orbis Terrarum, obra de Abraham Ortelius de 1570, en Amberes (Bélgica). Está considerado como el primer atlas moderno. En él figura la inmensa tierra austral fundida a la Isla Grande de Tierra del Fuego.

Mapamundi de Abraham Ortelius, 1570. Imagen: Wikipedia

El Planisferio de Mercator fue elaborado en 1587 por Gerard Kremer, conocido por su nombre latinizado Gerardus Mercator (1512-1594), un geógrafo, matemático y cartógrafo flamenco famoso por idear la llamada proyección de Mercator, un sistema de proyección cartográfica conforme, en el que se respetan las formas de los continentes pero no los tamaños. Su mapa también muestra la Terra Australis Ignota.

Planisferio de Mercator, 1587. Imagen: Wikipedia

El concepto de Terra Australis Ignota nace en la antiguedad griega y consiste en la hipótesis de la existencia de una vasta extensión ubicada en el extremo sur del globo para “equilibrar” a las tierras del norte: Europa, Asia y América del Norte. Fue introducido por Aristóteles y por Eratóstenes y fue posteriormente extendido por Ptolomeo, un cartógrafo griego del siglo I. Cuando, durante el Renacimiento, Ptolomeo se convirtió en la principal fuente de información para los cartógrafos europeos, este continente empezó a aparecer en sus mapas a partir del siglo XV y hasta el siglo XVIII.

Asimismo, el denominativo de Antártida también se remonta a los griegos, que surge en contraposición a las tierras del norte o Ártikos y, por esta razón, le dieron el nombre de Antártikos. En griego, Ártico (“arkticós”), en español “oso” u “osa”, por la constelación de la Osa Menor, cuya Estrella Polar indicaba al observador la dirección del polo Norte.

Pero lo más llamativo es que, más allá del mapa Piri Reis, existen otros antecedentes cartográficos que presentan al continente antártico de forma mucho más explícita todavía.

El mapa de Franco Rosselli de 1508, un renombrado cartógrafo florentino del siglo XV, consiste en un pequeño grabado ricamente ilustrado durante un estadío muy temprano de la cartografía, lo que hace que las revelaciones de su mapamundi sean aún más sorprendentes. La representación de la Antártida es de gran precisión e incluso nombra expresamente el territorio como Antarticus. Las características geográficas tales como el Mar de Ross y la Tierra de Wilkes son fáciles de identificar. Según nuestra historia, esto es tres siglos y medio antes de que la Antártida fuera descubierta.

Mapa de Franco Rosselli, 1508. Imagen: Wikipedia

El mapa de Orontius Finaeus, que data del año 1531, presenta al continente antártico con total precisión, con sus costas, ríos y montañas interiores. Al igual que la hipótesis del mapa de Piri Reis, no lo hace como se ve a simple vista, sino desprovisto de la capa de hielo 1,6 km promedio de espesor que la recubre y oculta. Pero a diferencia del primero, en este caso no cabe ninguna duda de que describe con absoluta exactitud la extensión de su territorio subglacial, antes de que la Antártida haya sido “oficialmente” descubierta y mucho más de disponer de la tecnología necesaria como para conocer su superficie de tierra.

Mapa de Orontius Finaeus, 1531. Imagen: Pinterest.com

Por ejemplo, el mapa delinea con exactitud el Mar de Ross, descubierto por James Clark Ross en 1841, el cual se haya completamente cubierto por una plataforma helada de varios cientos de metros de grosor, la barrera de hielo de Ross, que tiene casi 500.000 km². También muestra insólitos detalles de las costas, como fiordos que hace miles de años que se encuentran cubiertos por el hielo. Otro detalle en este sentido es que la hoy llamada península de Palmer no está representada, y precisamente el dato destacable es que esta península no es en realidad tierra firme sino que está formada por hielo.

Mapa de la Antártida. Imagen: atlasescolar.com.ar

Hoy sabemos que la Antártida no siempre fue fría, seca y con hielo, y que su enfriamiento sucedió paso a paso. Hace más de 170 millones de años, la Antártida formaba parte del supercontinente Gondwana, que incluía también a América del Sur, Africa, India y Australia. Con el tiempo, Gondwana se fue desagregando y gradualmente todos los continentes se fueron separando.

África se separó de la Antártida en el Jurásico, alrededor de 160 Ma, seguido por el subcontinente indio hace aprox. 125 Ma. Alrededor de 66 Ma, la Antártida (entonces conectada a Australia) aún tenía un clima y flora subtropicales.​ Alrededor de 40 Ma Australia-Nueva Guinea se separaron de la Antártida, de modo que las corrientes latitudinales pudieron aislar la Antártida de Australia y el primer hielo empezó a aparecer.

Movimiento de los continentes desde la época de Pangea hasta la actualidad. Imagen: Wikipedia

Alrededor de 23 Ma, el pasaje de Drake se abrió entre la Antártida y América del Sur, dando lugar a la corriente Circumpolar Antártica que aisló completamente el continente. El hielo comenzó a extenderse, reemplazando los bosques que cubrían el continente, lo que dio origen al continente Antártico que conocemos en al actualidad.

Fuente:

Anuncios

Una respuesta a “De Piri Reis y otros mapas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s