Fósil de Homo Sapiens más antiguo fuera de África descubierto en Israel

Un fragmento de un maxilar izquierdo de un individuo adulto ha sido hallado en la cueva de Misliya, en Israel

En el bíblico Monte Carmelo, mencionado en el Libro de Amós, dentro de la cueva de Misliya, a unos 12 kilómetros de la ciudad de Haifa, Israel, un equipo internacional de investigadores ha hecho el hallazgo del fósil humano más antiguo fuera de África que se ha encontrado hasta la fecha: un fragmento de un maxilar izquierdo de un individuo adulto, que incluye la mayor parte de la dentición.

Este importante hallazgo, fechado entre los 177.000 y los 194.000 años de antigüedad, indica que los primeros humanos modernos ya habían salido del continente africano más de 55.000 años antes de lo que se creía hasta ahora.

fosileshomosapiens1_18aa6fec

Fragmento del maxilar hallado en la cueva de Misliya, en Israel. Imagen: IPHES

“Este hallazgo cambia nuestra visión sobre la dispersión humana moderna y es consistente con los estudios genéticos recientes que han planteado la posibilidad de una dispersión más temprana del Homo sapiens hace unos 220.000 años“, afirma Israel Hershkovitz, paleoantropólogo de la Universidad de Tel Aviv y líder de la investigación.

El hallazgo de Misliya da el enésimo vuelco a la teoría de la evolución humana. Antes de este estudio, los fósiles más antiguos de los primeros humanos modernos encontrados fuera de África eran aquellos de los sitios de Skhul y Qafzeh, también en Israel, fechados entre los 90.000 y 120.000 años de antigüedad.

fosileshomosapiens2_078a9697

Fragmento del maxilar hallado en la cueva de Misliya, en Israel. Imagen: IPHES

Con el fin de determinar la especie del fósil de Misliya se han aplicado varias técnicas, desde el estudio antropológico clásico de la mandíbula y los dientes hasta tomografías computarizadas para estudiar la anatomía interna y modelos virtuales en 3D.

La comparación con fósiles de homínidos africanos, europeos y asiáticos, y con poblaciones humanas recientes, ha demostrado que el fósil de Misliya corresponde sin duda a uno de los primeros representantes de Homo sapiens.

fosileshomosapiens4_0f9c2bb0

modelos virtuales en 3D del maxilar hallado. Imagen: IPHES

La vida en la cueva

Curiosamente, tal como en el relato bíblico en el que se cita al Monte Carmelo (“Rompe las columnas para que se hunda el techo y les parta a todos la cabeza”), el techo de la cueva de Misliya colapsó hace unos 160.000 años y sirvió de protección para el fósil humano y las herramientas enterradas en el sedimento.

Los restos hallados muestran que los humanos de Misliya ya controlaban el fuego y cazaban grandes animales, como vacas prehistóricas, gamos persas y gacelas. Sus herramientas de piedra, elaboradas con el método Levallois y sofisticadas para la época, son similares a las encontradas con los primeros humanos modernos en África.

1516906523_905455_1516907667_sumario_normal

La cueva de Misliya, en Israel. Imagen: Israel Hershkovitz

“Hay otro yacimiento, en el mismo conjunto de Monte Carmelo, en el que han aparecido conchas perforadas para hacer collares, de hace 100.000 años. Eso ya indica que hay una mente como la nuestra, lingüística y simbólica”, detalla el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, investigador de la Universidad Complutense de Madrid.

En Misliya, en cambio, no ha aparecido nada similar hasta ahora. “Misliya es de hace 200.000 años. Estamos en unas fechas en las que no hay objetos simbólicos, de adorno o artísticos, que nos hagan pensar en una mente como la nuestra”, añade Arsuaga. “Es un Homo sapiens sin objetos simbólicos”.

Relacionamiento entre homínidos

En aquella época, coexistían en el planeta Tierra al menos cinco especies humanas diferentes: Homo sapiens, Homo erectus, neandertales, Homo floresiensis y denisovanos. Los estudios científicos dan cuenta del relacionamiento sexual entre especies, dando lugar a descendencia mestiza cuyo ADN sigue en mayor o menor medida en nuestra sangre.

La región de Oriente Próximo fue indudablemente un importante lugar de tránsito durante las migraciones de homínidos del Pleistoceno, habiendo sido ocupada alternadamente tanto por los humanos modernos como por los neandertales.

Una investigación codirigida por Sergi Castellano, del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck en Leipzig, Alemania, ha confirmado que hubo al menos dos cruces entre el hombre anatómicamente moderno y los neandertales. Uno en Europa hace unos 50.000 años, que ya se conocía, y otro anterior, completamente inesperado, que se produjo hace 100.000 años en Oriente Medio.

Además, desde que en 2010 Svante Päävo desentrañó el genoma neandertal, es sabido que, en esa segunda cita, ellos nos transmitieron sus genes, motivo por el que todas las personas de origen euroasiático llevan esa pequeña herencia en su «código de barras» –alrededor del 2% de nuestro genoma es neandertal-, pero resulta que también sucedió al revés: en la primera hibridación fuimos nosotros quienes les aportamos nuestro material genético.

Los investigadores todavía desconocen cómo se produjeron esos encuentros entre ambas especies, si fueron varones sapiens y féminas neandertales quienes mantuvieron relaciones, o al revés. «Pero cabe sospechar que los descendientes híbridos, ya sea porque una sapiens se quedara embarazada de un neandertal o una neandertal fuera raptada por unos sapiens, permanecían en los grupos sapiens, y a su vez sus descendientes se cruzaban con otros sapiens», dice Antonio Rosas, profesor de investigación del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales y coautor del estudio.

El primero en su tipo

“El primer Homo sapiens se encuentra en Tierra Santa. Eso le da un poco de morbo al descubrimiento”, afirma Arsuaga. El fósil de Misliya, según Arsuaga, compite por el título de Homo sapiens más antiguo conocido.

Solo unos meses antes, un equipo de científicos desveló el hallazgo de restos humanos modernos de 300.000 años en el yacimiento marroquí de Jebel Irhoud. El descubrimiento desplazó la cuna de la humanidad a Marruecos. Antes, los restos más antiguos de Homo sapiens, de 195.000 años, habían aparecido en el yacimiento de Kibish, en Etiopía.

fosileshomosapiens6_0b5d625d

Sitios arqueológicos. Imagen: IPHES

Para Arsuaga, estos fósiles son presapiens. “Están en la línea sapiens, pero no son todavía completamente sapiens. Yo iría todavía más allá de lo que se dice en nuestro artículo publicado en Science y me atrevería a decir que es el primer fósil de Homo sapiens, completo, con anatomía actual”, sostiene. “Estoy totalmente de acuerdo con Arsuaga”, coincide Israel Hershkovitz. Su estudio científico publicado en Science se limita a afirmar que los restos de Misliya son “los humanos modernos más antiguos fuera de África”.

“La historia del origen de Homo sapiens ha sido africana. Con este estudio ampliamos el marco geográfico en el que debemos buscar el origen de nuestra especie”, explica con más cautela María Martinón Torres, coautora del trabajo y directora del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, en Burgos. “Yo creo que hay que considerar al Oriente Próximo dentro de los límites geográficos de lo que hasta ahora hemos llamado la cuna de la humanidad”.

Fuente:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s