Las Islas Marquesas

Las Islas Marquesas forman el mayor archipiélago de la Polinesia Francesa con seis islas y seis islotes divididos en los grupos norte y sur. Recibieron su nombre del español Álvaro de Mendaña que las descubrió en 1595, llamándolas «Islas Marquesas de Mendoza» en honor al virrey de Perú, García Hurtado de Mendoza y Manríquez, marqués de Cañete.

Mapa de divisiones administrativas de las islas del Océano Pacífico. Imagen: bigpictures

Las islas marquesas son el mayor archipiélago de todos los que forman la Polinesia francesa. Se considera que los habitantes de la Isla de Pascua (Rapa Nui) partieron precisamente desde las Marquesas.

Mapa de islas de Polinesia. Imagen: Wikimedia

Las islas del archipiélago se suelen dividir en dos grupos: el del norte, las que están en torno a la isla de Nuku Hiva que incluye las pequeñas Ua Pou y Ua Huka; y el grupo meridional de Tahuata, Moho Tani y Fatu Hiva, que rodean la isla principal de Hiva’Oa.

Nuku Hiva es la principal isla del archipiélago que también es, después de Tahití, la segunda isla más grande de la Polinesia.

420px-marquesas_karte

Islas Marquesas. Imagen: Wikimedia

Las islas Marquesas fueron un importante centro de la civilización de la Polinesia oriental. Debido a la orografía de las islas, cada valle constituía una unidad tribal con su propio sistema social dirigido por las genealogías de los cabecillas y de los sacerdotes.

Esculturas “Tiki”

Lo que más llama la atención de las Islas Marquesas son sus extrañas esculturas. Las estatuas Tiki son esculturas con forma humana características de las islas de la Polinesia pero originarias de las Islas Marquesas.

Representan a Ti’i, ser mitad dios / mitad humano que según la leyenda polinesia fue el primer hombre. Su tamaño es variable y suelen estar tallados en bloques de piedra de una sola pieza.

Tiki de Raivavae, Islas Australes, el más grande de la Polinesia, con 2.75 mts, hecho de 2 toneladas de basalto. Actualmente se encuentra en el Museo Gauguin de Tahiti. 1921-1923. Imagen: wikimedia

Los brujos polinésicos, los Tahu’a, decían que el tiki era el creador del hombre. Es el que lleva el mana, la energía que une el universo con los seres.

La palabra tiki se usa como tal en maorí de Nueva Zelanda, maorí de Islas Cook, tuamotuano y marquesano; como ti’i en tahitiano y como ki’i en hawaiano. La palabra no se conoce en los idiomas de la Polinesia Occidental o en Rapanui.

Tiki en Nuku Hiva, Islas Marquesas. Imagen: Pinterest.co.uk

Tiki se representa como un hombre fornido con los brazos extendidos hacia adelante, las manos sobre el estómago y las piernas dobladas. Por lo general tiene una cabeza enorme, que simboliza su poder.

Sus grandes ojos representan conocimiento y su gran boca le puede dar un aire alegre o rudo. El tiki puede estar representado de cuerpo completo, o solo una cabeza.

Tiki en Hiva Oa. Foto de Andoni Canela en traveller.com.au

A menudo ubicados fuera de las casas, los tikis están presentes para proteger a los habitantes. También se encontraban en los marae, los lugares de culto polinesios.

Los polinesios veneraban y temían a estas estatuas. En la creencia popular, se dice que cada Tiki tiene su propia personalidad y algunos son malvados, mientras que otros son benévolos, y asimismo pueden tener un comportamiento ambiguo: un tiki bueno para uno, podía ser malo para otro.

nukuhivaenhatiheu-nukuhiva

Tikis de Hatiheu, Nuku Hiva

Los polinesios de antaño vivían en un mundo constituido a base de espíritus malignos y de numerosos tapu (palabra polinésica que ha derivado al término tabú, hoy presente en todas las lenguas del mundo). Ni los pequeños ni los mayores podían violar los tapu.

Cada Tiki tiene su propio significado: algunos representan la sabiduría; otros simbolizan lealtad, baile o fuerza. El Tiki es un ícono muy poderoso y enigmático de la cultura polinesia, que simboliza la verdadera fortaleza espiritual.

Tiki Sonriente de Hiva Oa. Imagen

Las formas y tamaños de los tikis varían considerablemente. El más grande de las Islas Marquesas mide 2,35 metros y está situado en la isla de Hiva Oa, con vistas al marae en la Bahía de Oipona Puamau.

Por el contrario, los tikis más pequeños tienen la forma de colgantes de unos pocos centímetros hechos de hueso, concha o coral.

Tiki en Hiva Oa. Imagen: Pinterest.com

La leyenda de la creación de las Islas Marquesas dice así:

“Al principio de la humanidad, dos divinidades, Oatea y Atuana, reinaban sobre la inmensided del mar. Un día, al atardecer, Atuana deseó vivir en una casa; entonces Oatea va creando cada isla como partes de ésta: Ua Pou, los postes; Hiva Oa, los cordajes; Nuku Hiva; y Fatuiva, el techo de hojas de cocotero; Tahuata, y, casi en el amanecer, Mohotani y Eiao.”

Tiki en sitio arqueológico Tohua Koueva, Nuku Hiva. Imagen: Pinterest.com

Las Marquesas, en lengua local, se llaman Te Henua’enana en el dialecto del norte, y Te Fenua’enata en el dialecto del sur. Habitualmente se traduce como «la tierra de los hombres», pero más exacto sería «el país de los marquesanos».

Tikis de Raivavae, Islas Australes, 1921-1923. Imagen: wikimedia

Hay una teoría (en debate) que afirma que una de las variantes del Tiki es el Moai, una monumental estatua de piedra instalada en la Isla de Pascua. Estos moais difieren del tiki polinesio por su gran tamaño y apariencia más esbelta.

Ver publicación: Isla de Pascua

El tamaño de un moai varía entre 2.5 y 9 metros, con un peso promedio de 14 toneladas. Tal como los tiki, los Moai son monolíticos, tallados en un solo bloque de piedra.

Moais (donado por Rapa Nui) en sitio arqueológico Tohua Koueva, Nuku Hiva. Imagen: Flickr

No lejos de las Marquesas, en Indonesia, hay otra muestra de esculturas antropomórficas ancestrales:

imageoftheday_140715_2

Langke Bulawa, Célebes (Sulawesi), Indonesia

Y acaso otro posible contacto entre las culturas andinas y la polinesias haya dado como uno de sus resultados la similitud de sus esculturas antropomórficas:

Según la mitología pascuense, los ancestros de los nativos de la Isla de Pascua, habrían provenido de una mítica tierra o isla llamada Hiva.

Hiva se correspondería con la mítica Hawaiki de la mitología maorí, o su equivalente, y a las variantes existentes en las tradiciones de muchas culturas polinésicas. La tradición pascuense señala que los antiguos maori (‘sabios’) habían pronosticado que vendría un tiempo en que Hiva se hundiría.

Tiki de Punaauia, Polinesia Francesa. Imagen

Varios investigadores creen que la mítica Hiva correspondería a las islas Marquesas basados en las evidencias antropológicas, arqueológicas, biológicas y lingüísticas que relacionarían a la isla de Pascua con el centro de la Polinesia y, en particular, con las islas Marquesas.

Tiki de Raivavae, Islas Australes. Imagen: Imagen

Quizás una de las mayores curiosidades de la isla Nuku Hiva sea el friso del antiguo templo maorí en la bahía de Taiohae Bay (junto con una generación más reciente de tikis con diseños similares). Más moderno que los antiguos tiki, pero no por eso menos llamativo, nos asombra con sus extraños seres con pequeños cuerpos, grandes cabezas y una suerte de antiparras, que alimentan nuestra imaginación.

antiguo-templo-maori-en-la-bahia-de-taiohae-bay-en-la-isla-n

Antiguo templo maorí en la bahía de Taiohae Bay en la isla Nuku Hiva

A quienes quisieron representar sus escultores? Que tipo de imágenes inspiraron a los nativos para crear estos personajes?

nuku-1

Antiguo templo maorí en la bahía de Taiohae Bay en la isla Nuku Hiva

El rasgo de los enormes ojos encuentra cierta similitud con las figuras de los “Dogu” japoneses.

800px-dogu_miyagi_1000_bce_400_bce

Dogū, sitio Ebisuda en Tajiri, Prefectura de Miyagi, 1000–400 AEC.

Misceláneas

Herman Melville, autor del clásico Moby Dick, escribió su primera novela, Typee, a partir de su vivencia en las islas Marquesas cuando, siendo tripulante de un ballenero, desertó en Nuku Hiva.

El investigador y aventurero Thor Heyerdahl escribió su libro Fatu Hiva después de estar un largo año en esta isla. Fue la base de sus teorías e investigaciones sobre las migraciones marinas prehistóricas. Heyerdahl alcanzó renombre mundial al organizar la expedición Kon-Tiki (nombre de su embarcación) en 1947, durante la cual recorrió 8000 km a lo largo del océano Pacífico, desde las costas de Sudamérica hasta la Polinesia, a bordo de una balsa artesanal, para intentar demostrar que los pueblos de la Antigüedad pudieron realizar largos viajes oceánicos uniendo a diversas culturas.

Por cierto, el nombre de la embarcación, Kon-tiki, se debía al dios solar de los pueblos andinosViracocha, de quien se decía que antiguamente había llevado el nombre de «Kon-Tiki».

Tikis en Hiva Oa. Imagen: truebluev.com.au

Fuente:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.