Betsaida (et-Tell)


Et-Tell, el montículo identificado como la antigua Betsaida, se encuentra en un espolón basáltico al norte del mar de Galilea, cerca de la entrada del río Jordán hacia el mar de Galilea. Et-Tell cubre unas 8 hectáreas y se eleva 30 metros sobre un valle fértil. 

Ubicación de Betsaida. Imagen

Los estudios geológicos muestran que en el pasado este valle era parte del Mar de Galilea. Una serie de terremotos causaron la acumulación de limo, creando así el valle y haciendo que la costa norte del mar de Galilea retrocediera. 

El resultado de este proceso, que continuó hasta el período helenístico, fue que Betsaida, que había sido construida originalmente en la costa del mar de Galilea, llegó a situarse a unos 1,5 km. al norte de la costa

Ubicación de Betsaida en el mapa de Israel. Imagen

Edad de bronce y hierro

Et-Tell probablemente se fundó en la Edad del Bronce Temprano, alrededor del año 2900 AEC. Sabemos que también tiene una ocupación sustancial en la Edad del Bronce Medio y Tardío (1900-1200 AEC). 

En el período bíblico, comenzando en el siglo X AEC, las áreas al norte y al este del Mar de Galilea formaban parte del reino arameo de Geshur. Su familia real, que gobernó durante varias generaciones, estaba vinculada por matrimonio a la dinastía davidica. El rey David se casó con Maacha, hija del rey de Geshur; ella era la madre de Absalom, quien más tarde encontró refugio en la tierra de Geshur. (II Samuel 3: 3; 14:32)

Et-Tell / Betsaida desde el aire. Imagen

Las excavaciones arqueológicas realizadas en el sitio revelaron impresionantes estructuras y fortificaciones, por lo que se conjetura que durante este período, Betsaida fue la ciudad capital del Reino de Geshur y la sede de sus monarcas.

La ciudad se dividió en dos partes: una ciudad más baja, que se extiende sobre la mayor parte del montículo; y una ciudad superior, la acrópolis en la parte más alta del noreste del montículo. Durante el siglo IX AEC, la acrópolis estaba rodeada por un muro fortificado masivo de 6 m de ancho, con una puerta construida con grandes piedras de basalto. 

Vista aérea del área de la puerta de ingreso. Imagen

El complejo de la puerta de la ciudad, descubierto en el lado este del tell, consistía en una entrada exterior y otra interior. La entrada exterior incluía un pasadizo entre dos torres masivas; Hasta el momento, solo se ha excavado la torre occidental, que medía 10 mts x 8 mts. En la entrada exterior, una pasarela de 30 mts de largo pavimentada con piedras de basalto planas conducía a la caseta interior de “cuatro habitaciones”, típica de este período y que medía 35 mts x 17.5 mts. 

Este portón es el más grande de una ciudad del período bíblico excavada en Israel. Está construido con grandes piedras de basalto, algunas ligeramente recortadas. Sobre la estructura de piedra se alzaba una superestructura de ladrillo, ambas completamente revestidas con yeso claro. Dos enormes torres salientes, 10 mts x 6 mts cada uno protegía la entrada a la puerta. El umbral de la puerta consistía en grandes piedras de basalto con depresiones que servían como receptáculos con bisagras.

Acercamiento a la puerta de Et-Tell / Bethsaida. Edad de Hierro II, siglos IX-VIII AEC. Imagen

Una característica única de la puerta de Betsaida es la variedad de instalaciones de culto en frente de la puerta interior. Entre ellas, un altar (bama) completo de 2,1 mts x 1,6 mts y construido con piedras de basalto cubiertas con yeso. Unos escalones conducen a la parte superior de este altar que incluye un lavabo de piedra de una sola pieza, de 60 cm x 50 cm y 35 cm de profundidad. 

Lavabo de piedra. Imagen

También se encontró una estela (rota) de basalto que alguna vez estuvo ubicada en la parte posterior de la bama. La estela, de 1,15 mts alto, 59 cm de ancho y 31 cm de grosor, fue cuidadosamente tallada con su parte superior en forma redondeada. 

En su frente fue tallada la estilizada figura de un toro con cuernos, armado con una daga. En el panteón mesopotámico, el toro representa al dios de la luna. Fue adoptado por los arameos como el símbolo de su deidad principal, Haddad, identificada como la figura representada en esta estela.

La estela del toro -tal vez el dios arameo Hadad- del s.VIII AEC. Imagen

Puertas adentro había una ancha plaza pavimentada. En su lado norte se alzaba el palacio de los reyes que medía 28 mts x 15 mts, con muros de basalto de 1,4 mts de grosor. El palacio de Betsaida es un típico ejemplo de los palacios de los reinos arameos durante el período bíblico; incluía una hall central que servía como sala del trono, rodeada por ocho habitaciones.

Estela del Toro sobre el altar de la Puerta de entrada de et-Tell / Betsaida. Imagen

La ciudad aramea de Betsaida fue conquistada y destruida por el rey asirio Tiglat Pileser III durante su campaña en la región en 734 AEC (II Reyes 15: 29-30; 16: 7-9). Evidencia vívida de la conflagración que destruyó la caseta de vigilancia, se encuentra en los ladrillos disparados, la pila de madera carbonizada y numerosas puntas de flecha. Desde el momento de esa destrucción, y hasta el período helenístico, el sitio estuvo escasamente habitado.

Los períodos helenísticos romanos

La importancia de Betsaida durante el período helenístico-romano es evidente por las referencias a ella en fuentes antiguas. Flavio Josefo registra en sus escritos (Antigüedades 104, 18, 28) que el rey Herodes Filipo, cuyo reino incluía la parte norte del país, cambió el nombre de la ciudad a principios del siglo I EC a Julias, en honor a Julia Livia, esposa del emperador romano Augusto, y le concedió jerarquía de municipio. Según Josefo, Felipe murió en la ciudad y fue enterrado allí con gran pompa (Antigüedades 104, 18, 108).

Vista del área de la puerta desde el lado interior de la ciudad. Imagen

Varias casas de patio que datan de este período fueron descubiertas en las excavaciones. Construidos en basalto y probablemente de dos pisos de altura, incluían un patio pavimentado y abierto rodeado de varias habitaciones. 

Numerosas herramientas de pesca conducen pesos para redes, anclas de hierro, agujas y anzuelos de pesca en las casas, lo que demuestra una economía basada en la pesca. Una de las casas tenía una bodega en la que se encontraron ánforas de vino de cerámica y varios ganchos de poda de vid.

Bodega del lado este donde se encontraron cuatro grandes tinajas de vino. Imagen

A principios del siglo I EC, un edificio con paredes particularmente gruesas, que mide 20 mts x 6 mts fue construido sobre los restos de la puerta de la ciudad del período bíblico, y del que solo se encontraron restos muy fragmentados de sus cimientos. Los sillares de piedra caliza traídos desde una distancia considerable y los fragmentos de elementos arquitectónicos sugieren la elegancia de este edificio. Los vasos rituales, incluidas dos palas de incienso de bronce decoradas, indican que funcionaba como un templo. Quizás estos son los restos del templo que el rey Herodes Filipo construyó en honor a Julia Livia.

Nuevo Testamento

Betsaida fue referida en el Nuevo Testamento como el lugar donde Jesús realizó dos milagros: la curación del ciego y la primera alimentación de la Multitud. Marcos 8:22: “Y vino a Betsaida; y le traen un ciego … “.

También se la conoce como el lugar de nacimiento de los Apóstoles Andrés, Pedro y Felipe.

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .