Ostracon de Khirbet Qeiyafa


El texto hebreo más antiguo hallado hasta el momento tiene 3.000 años de antigüedad y ha sido descubierto en Khirbet Qeiyafa, una antigua ciudad judía situada en la región en la que, según la Biblia, David mató a Goliat.

Vista aérea de Khirbet Qeiyafa. Imagen

El hallazgo se trata de un ostracon (fragmento de cerámica con inscripciones de tinta) y fue hallado por arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén en el suelo del interior de un edificio próximo a las puertas de la Fortaleza de Elah, en Khirbet Oeiyafa. Data del siglo X AEC y fue descubierto durante excavaciones en el sitio en 2008.

La pieza tiene forma trapezoidal, mide 15 cm x 16,5 cm, y tiene inscriptas cinco líneas de texto separadas por líneas negras.

Ostracon de Khirbet Qeiyafa. Imagen

Gershon Galil de la Universidad de Haifa propuso la siguiente traducción:

  1. no lo harás, sino adorar (al dios) [El]
  2. Juzga al escla[vo] y a la viu[da] / Juzga al huerf[ano]
  3. [y] al extraño. [A]boga por el infante / aboga por el po[bre y]
  4. la viuda. Rehabilita [los pobres] a manos del rey
  5. Proteje al po[bre y] al esclavo / [apo]ya al desconocido.
Representación del ostracon de Khirbet Qeiyafa con interpretación de los grabados faltantes. Imagen. Crédito: Michael Netzer.

La Universidad de Haifa entiende que el texto era una declaración social relacionada con esclavos, viudas y huérfanos: “usa verbos que eran característicos del hebreo, como ‘śh (עשה) (“hizo”) y’ bd (עבד) (“trabajado”), que rara vez se usaban en otros idiomas regionales. Palabras que aparecen en el texto, como almanah (“viuda”) son específicos del hebreo y están escritos de manera diferente en otros idiomas locales.

La datación mediante carbono-14 del material orgánico encontrado en el ostracon, realizada por la Universidad de Oxford y el análisis de la cerámica permiten datar la inscripción en la época del reinado del Rey David, hace aproximadamente 3.000 años, un milenio antes que el calendario de Gezer y que los manuscritos del Mar Muerto.

Cerámica encontrada en el lugar en 2009. Imagen

El emplazamiento de Khirbet Qeiyafa se encuentra entre las cuatro ciudades bíblicas de la tradición judaica cuya existencia se relata en el Libro de Josué, 35:15, que son Azeka, Socho, Yarmut y Adulam. La narración bíblica sitúa el combate entre David y Goliat entre Socho y Azeka pero, según la leyenda, David seleccionó cinco piedras del cercano arroyo de Elah, con las que dar muerte a Goliat.

Puerta oeste de Khirbet Qeiyafa. Imagen Crédito: Yaels

La fortaleza de Elah (Khirbet Qeiyafa), con una extensión de 2,3 hectáreas, estaba situada en la frontera entre las tierras de los filisteos y el Reino de Judea (5 kilómetros al sur de la actual Bet Shemesh). Se cree que era un importante enclave estratégico, que protegía la ruta principal entre los asentamientos filisteos y la Planicie Costera, y Jerusalén, de la que se encuentra a una jornada de camino.

Ubicación de Beit Shemesh. Imagen

El ostracon hebreo primitivo, una pieza de cerámica judía similar a las encontradas en otros asentamientos israelitas, y la ausencia de huesos de cerdo entre los huesos de animales encontrados en el emplazamiento, indican que esta fortaleza era una ciudad del Reino de Judea.

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .