Líneas de Nazca

Las líneas de Nazca son las figuras trazadas sobre el suelo (geoglifos) que se encuentran en las Pampas de Jumana, en el desierto de Nazca, Perú. Estas líneas están trazadas en la superficie desértica de la región en casi 50 kilómetros de longitud y 15 de ancho, en una superficie que se extiende por 520 kilómetros cuadrados.

Mapa de Geoglifos de Nazca

Hay varios cientos de figuras que abarcan desde diseños tan simples como líneas hasta complejas figuras zoomorfas, fitomorfas y geométricas. Entre los geoglifos de mayor tamaño hay un pájaro de casi 300 m, un lagarto de 180 m, un pelícano de 135 m, un cóndor de 135 m, un mono de 135 m y una araña de 42 metros.

Colibrí

Su tamaño es tal que sólo desde el aire pueden ser apreciadas completamente, más que como simples líneas. Los dibujos de Nazca son de una precisión impresionante, delineando figuras completas de un solo trazo, sin interrupciones, con líneas rectas casi perfectas mostrando desviaciones ínfimas a lo largo de kilómetros.

Mono

No se sabe con certeza cuándo se construyeron, ni para qué o si se pueden atribuir a la cultura Nazca. Los primeros habitantes moraron en la zona hace 10.000 años, y allí se desarrollaron mucho después diversas culturas como la de Paracas, predecesora de los Nazca.

Condor

Hipótesis 1: Las líneas eran usadas por los antiguos astrónomos del lugar como un calendario. Esta hipótesis partió del propio Kosok (científico estadounidense que descubrió las Líneas de Nazca en 1939) y de su discipula, María Reiche (matemática alemana). Las líneas marcan puntos que guardan relación con el solsticio y el equinoccio, y debieron servir de instrumento de medida para establecer un calendario solar.

Ballena

Hipótesis 2: Los arqueólogos Reindel e Isla, tras cinco años trabajando en la zona, sostuvieron que las figuras formaban parte de algún tipo de culto para la invocación del agua. Las dificultades para conseguir agua en la región hicieron de este bien algo muy apreciado por los Nazca y los Paracas.

Garza

Hipótesis 3: Impulsada por von Daniken, su hipótesis vincula las Líneas de Nazca con una civilización extraterrestre, la que contaría con la tecnología necesaria para poder realizar las figuras de semejante tamaño y con tal precisión. Esto explicaría de alguna forma el hecho que solo cobran sentido para quien las observa desde el aire. Asimismo, explica que habrían funcionado a modo de balizas dispuestas para el aterrizaje de sus naves. Esta hipótesis se apoya en que entre ellas hay una de un hombre con una especie de casco que se asemejaría a un astronauta moderno. Esta hipótesis cobra valor extra por todo lo que las otras no pueden explicar, como por ejemplo, como es que los nativos de la zona conocían toda esa variedad de animales, cuando algunos de ellos ni siquiera pertenecen a su habitat natural.

Forma Geométrica

La tradición local nos dice que:

“Hace mucho tiempo, sobre esta pampa, descendieron unos seres que podían volar…
Eran los Viracochas, los dioses llegados del Este, unos hombres buenos que trajeron la paz, la concordia y el progreso. Fueron esos dioses quienes dibujaron las primeras líneas y figuras.
Después, nosotros, los hijos de los Viracochas, seguimos su ejemplo y aprendimos a dibujar en la arena.
Ellos lo verán algún día y regresarán…”

Figura Antropomorfa

Sobre la costa de Pisco, en la bahía de Paracas, en Perú, hay otro singular geoglifo denominado el “tridente” o “candelabro”. El Tridente de Paracas tiene 183 metros de largo fue cavado en la arena, y a través del tiempo se ha cubierto de sal proveniente del mar, la cual brilla bajo los rayos del Sol. Se trata de una figura realizada con gran precisión y detalle pero con un estilo gráfico muy distinto a los de Nazca. Se presume que lo realizaron los Paracas pero nadie puede asegurarlo ni afirmar con que finalidad. El así llamado tridente o candelabro, se extiende sobre una duna de arena en la punta de Pejerrey, de unos 400 metros de altura, inclinado unos 40º con respecto al mar.

Candelabro

Infinidad de especulaciones han surgido a partir de las líneas de Nazca y de sus leyendas nativas, pero las líneas son solo una de las tantas peculiaridades de esta importante y antigua cultura, los Nazca.

Cabecera Cahuachi

La ciudad principal de los Nazca fue Cahuachi, un centro ceremonial compuesto por multitud de edificios piramidales dispuestos en 24 km2 de extensión. En la plaza principal había una pirámide de veinte metros de alto con una base rectangular de 110 por 90 metros y se estima que en el centro de la ciudad habían otras 40 pirámides.

Cahuachi – Pirámide

Otra de las importantes peculiaridades de la civilización Nazca fueron los acueductos. En la zona de Cantalloc se pueden apreciar profundos pozos construidos en espiral y conectados entre ellos. Con este sistema avanzado almacenaban agua incluso en los períodos más áridos, cuando el fondo de los ríos estaba completamente seco.

Cantalloc – Pozos de agua

Fuente: http://www.yurileveratto.com

Anuncios

2 Respuestas a “Líneas de Nazca

  1. Increíbles huellas en el desierto de Turquía. Más evidencia de vida inteligente en la tierra hace millones de años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s